¿Una vacuna sin pinchazo ni adyuvante?

Un nuevo procedimiento de vacunación elaborado por investigadores de una unidad Inserm permite evitar el uso de la jeringuilla y del adyuvante. Protege de manera eficaz a ratones contra el melanoma y podría utilizarse para vacunar contra diferentes agentes infecciosos. Además, este procedimiento parece que es fácilmente transferible al ser humano.

¿En breve una vacuna sin jeringuilla y sin adyuvante? Parece que ahora podría ser posible gracias a los trabajos realizados en una unidad del Inserm. Los investigadores acaban de vacunar a ratones contra el melanoma administrándoles una preparación vaccínea sin adyuvante, vía microporos formados en su piel gracias a un láser. Esta noticia debería despertar el interés de los industriales que buscan alternativas, no solo al pinchazo tan temido por muchas personas, sino a los adyuvantes que a menudo son objeto de polémicas.

JPEG - 16.8 KB
Células dendríticas de la piel © Inserm, B. De Bovis, J. Davoust
Una vacuna dirigida

«A día de hoy, la vacuna se inyecta con una jeringuilla que atraviesa la dermis y libera la solución vaccínea en la hipodermis o en el músculo. Por lo tanto, se realiza un cortocircuito en la dermis y en su densa red de células dendríticas. Estas células son centinelas extremadamente eficientes del sistema inmunitario: presentan los antígenos a los linfocitos T inmaduros para diferenciarlos en linfocitos T efectores, capaces de eliminar el agente patógeno. Queríamos entonces centrarnos específicamente en estas células dendríticas de la dermis para estimular la respuesta inmunitaria”, explica Bernard Malissen, coautor de estos trabajos. Para esto, los investigadores han desarrollado una vacuna “dirigida”. Aislaron el antígeno presente en la superficie de las células de melanoma y lo acoplaron a una molécula llamada XCL1 que se une específicamente a un receptor presente en la superficie de las células dendríticas de la dermis (XCR1). Estos experimentos se han realizado con ratones, pero el receptor XCR1 se conserva muy bien de una especie a otra: lo encontramos especialmente en el ser humano, lo cual sugiere que la transferencia de este método debería de ser relativamente sencilla de poner en marcha.

Un láser inofensivo

Los investigadores utilizaron entonces un aparato láser muy utilizado en el ser humano con fines estéticos/cosméticos, que genera microporos en la capa externa de la epidermis. Expusieron la piel del ratón a este rayo láser y aplicaron localmente la solución vaccínea. El experimento fue llevado a cabo en ratones que presentaban un melanoma y en animales en buen estado de salud. El efecto fue rápido: las poblaciones de linfocitos T CD8+ y CD4+ fueron estimuladas con mucha potencia, la vacunación paró la progresión del tumor en el primer grupo de ratones y protegió al segundo grupo del cáncer. En efecto, se les inyectó a los animales del segundo grupo células tumorales después de la vacunación, pero no desarrollaron melanoma.
« Por lo tanto, la vacuna resultó eficaz en prevención y en terapia, a pesar de la ausencia de adyuvante habitualmente imprescindible para estimular la respuesta inmunitaria en caso de vacunación contra el cáncer. Puede que la aplicación del láser provoque una ligera inflamación local que atraiga a las células inmunitarias (de tipo monocitos y granulocitos), potenciando la respuesta generada por la vacuna. Estamos comprobando este último punto”, precisa Bernard Malissen.

Varios usos de la vacuna

Probado en inmunoterapia contra el cáncer en el marco de este trabajo, este procedimiento de vacunación original podría aplicarse a cualquier tipo de vacunación, particularmente contra agentes bacterianos o virales. Ya se han manifestado varios laboratorios para proseguir este desarrollo y para llevar a cabo los ensayos clínicos en el ser humano.

Fuente

D Terhorst et coll. Laser-Assisted Intradermal Delivery of Adjuvant-Free Vaccines Targeting XCR1+ Dendritic Cells Induces Potent Antitumoral Responses. J Immunol, édition en ligne du 4 mai 2015

Última modificación: 16/07/2015

subir