¿The Hipster Effect ha tenido una gran acogida?

Varios periódicos y medios de comunicación, como los Inrocks y el Washington Post se han apropiado del fenómeno “Hipster effect” descrito por Jonathan Touboul, un investigador del equipo-proyecto Inria MYCENAE (Multiscale dYnamiCs in neuroENdocrine AxEs). Inria publica en su web una entrevista a Jonathan Touboul para entender mejor el éxito que ha cosechado su publicación entre el público en general.

- Tus investigaciones se centran en el ámbito de las matemáticas y la neurociencia, ¿puedes contarnos algo más acerca de ellas?

Este trabajo se enmarca en mis investigaciones sobre el origen de la sincronización en grandes conjuntos de agentes en interacción. Esta cuestión interviene en los modelos que estudio en el ámbito de la neurociencia desde hace ya varios años. Las redes neuronales se componen de un gran número de células en interacción, y en el cerebro la actividad sincronizada y las oscilaciones, en distintas bandas de frecuencia, es omnipresente. Los ritmos cerebrales están implicados en la memoria y la atención, y sus trastornos intervienen en patologías como la epilepsia. Es un tema central de mi investigación.

- ¿Porque haber elegido estudiar a los “hipsters”?

En realidad no se trata de un estudio sobre los hipsters. El estudio llamado “The Hipster Effect” es parte de una larga reflexión cuyo objetivo consiste en entender las estructuras esenciales para la sincronización de grandes conjuntos de agentes que interactúan. Quería encontrar el modelo de sincronización natural más sencillo para entender mejor el mecanismo en un modelo depurado. Elegí un modelo clásico de "spin glass", que es un proceso aleatorio con dos estados posibles : +1 y -1, y que va saltando de un estado a otro. Algunos individuos tienden a alinearse con los demás, mientras otros quieren oponerse a los demás (los “mainstream” y los “hipsters”). Con este sistema relativamente sencillo, demostré que si existen plazos de interacción entre los individuos, entonces los “hipsters”, que se oponen a la mayoría, hacen lo mismo al mismo tiempo. Esta sincronización natural de los individuos que nace de su oposición a la mayoría es a lo que que he llamado "el efecto hipster".

- Tu trabajo se difundió en un gran número de medios de comunicación. Tanto en medios destinados al público científico como al público en general, y tanto en Francia como en el extranjero. ¿Te esperabas este éxito?

Para nada. Elegí la imagen de los hipsters porque brinda una metáfora muy clara del fenómeno. En matemáticas, el hecho de nombrar a los objetos o fenómenos de forma figurativa y a veces graciosa no es para nada una novedad. Así por ejemplo, mi amigo Maciej Krupa (del equipo Inria mycenae) es un especialista en “patos”, que son soluciones de ecuaciones diferenciales cuya forma evoca de forma muy vaga esta ave acuática que les dio nombre.
Para hablar de una actualidad científica más seria, Alexandre Grothendieck, el famoso matemático que ganó la medalla Fields en 1966 y que falleció esta semana, introdujo en 1977 objetos abstractos de geometría algébrica a los que llamó “dibujos de niños”. Desde entonces estas figuras nos ayudan mucho en nuestros razonamientos.

- “The Hipster Effect": el título suena como un eslogan de marketing: ¿a propósito?

No, para nada. El hipster effect no tiene nada de un eslogan de marketing y el eco que siguió su publicación no fue planeado ni deseado. No imaginaba ni de lejos que un artículo teórico y un poco técnico tendría un impacto más allá de entre una pequeña comunidad de especialistas.

- ¿Crees que la ciencia, para acercarse al gran público, tiene que tratarse de forma más figurativa?

En lo que se refiere a las ciencias abstractas, creo que sí; utilizar un vocabulario figurativo y comparaciones con fenómenos bien conocidos es absolutamente necesaria para el gran público, obviamente, y hasta para el público científico. Así, la comparación de mi modelo matemático con un fenómeno social muy conocido del público hizo que varias personas que no siempre tienen la oportunidad de leer estudios matemáticos tuvieran acceso a una información científica sobre un nuevo modelo matemático. Los periodistas y bloggers que difundieron la noticia se merecen todo nuestro reconocimiento por haber hecho el esfuerzo de entender estos estudios y divulgarlos, además de forma humorística en muchos casos. Cabe esperar que este ejemplo hará que el público entienda mejor el enfoque científico, la abstracción matemática y su poder explicativo.

Fuente : http://www.inria.fr/centre/paris-rocquencourt/actualites/the-hipster-effect

Última modificación: 17/02/2015

subir