Terapia celular para la insuficiencia cardiaca grave

JPEG

El pasado 21 de octubre, el profesor Philippe Menasché y su equipo del servicio de cirugía cardiovascular del Hospital Europeo Georges Pompidou han realizado un transplante de células cardiacas, derivadas de células madres embrionarias humanas, aplicando un proceso desarrollado por el Departamento de bioterapias celulares y tisulares del hospital Saint-Louis, dirigido por el profesor Jerome Larghero y gracias a la investigación de este grupo en el Inserm. La operación, junto con una derivación coronaria se realizó en una mujer de 68 años de edad que sufre de insuficiencia cardíaca grave. Diez semanas después de la cirugía, la paciente está haciendo bien, su estado ha mejorado significativamente, sin que se puedan observar complicaciones. Este prometedor desarrollo fue presentado el día 16 de enero 2015 al 25 Congreso Europeo de la Sociedad Francesa de Cardiología.

El trasplante se realizó en el contexto de un ensayo clínico patrocinado por la Asistencia Pública - Hospitales de París (AP-HP) y el trabajo de los equipos de AP-HP, el INSERM y universidades París-Descartes y París Diderot. Las células del corazón se prepararon según una técnica desarrollada por el Departamento de Bioterapias Celulares y Tisulares del hospital St. Louis. El laboratorio de citogenética del hospital Antoine Béclère y la Agencia General de Equipamientos y Productos Sanitarios, AGEPS AP-HP también ha contribuido a la preparación de este estudio de fase I, que está diseñado para probar la seguridad y la viabilidad del procedimiento.

Durante 20 años, el profesor Menasché ahora co-director de un equipo Inserm en el PARCC (Centro de Investigación Cardiovascular de París) y sus colaboradores están involucrados en la terapia celular para la insuficiencia cardíaca. El equipo probó en primer lugar la implantación en laboratorio de células madre de músculo esquelético en áreas necróticas del corazón. El 15 de junio 2000, estas células fueron por primera vez en el mundo injertadas en el corazón de un paciente con insuficiencia cardíaca. Después de una primera serie de estos injertos, siempre junto con la cirugía de bypass coronario, el equipo ha coordinado un estudio multicéntrico europeo, aleatorizado y contra placebo cuyis resultados, sin embargo, no permitieron establecer un beneficio significativo de éstas células sobre la función contráctil para los pacientes cardíacos.

Uno de los hallazgos de este ensayo fue que, para ser plenamente eficaces, las células trasplantadas tenían que ser lo más similares posible a las del tejido a reparar, en este caso el tejido del corazón. Entonces se decidió a explorar el sendero de las células madre embrionarias.

Obtenidas a partir de embriones concebidos en el marco de una fertilización in vitro, estas células tienen la propiedad de ser pluripotentes, es decir, pueden dar lugar a todos los tipos de células del cuerpo, incluyendo por supuesto las células del corazón, una vez que reciben las señales apropiadas durante un periodo de cultivo de laboratorio.

En 2007, el equipo compuesto, entre otros, Michel Pucéat, Director de Investigación en el Inserm, y Philippe Menasché, mostró que las células madre embrionarias humanas podrían diferenciarse en células del corazón después de la implantación en corazones defectuosos de ratas.

Desde entonces, muchos experimentos se han llevado a cabo en varias especies animales para validar la eficacia de estas células y para optimizar las condiciones que garantizan la máxima seguridad. Después de este paso, un banco de células madre pluripotentes embrionarias se estableció en condiciones que cumplan todos los requisitos reglamentarios que se aplican a los productos biológicos para uso humano. Luego, el Departamento de Bioterapias Celulares y Tisulares del Hospital Saint-Louis, siempre vinculados con el equipo Inserm, ha desarrollado y probado procedimientos de "especialización" de estas células para convertirse en células del corazón "Juventud". El foco se aplicó después a la purificación de las células así orientadas para asegurar que el producto final está exento de células que hubieran podido permanecer pluripotentes y serian por lo tanto potencialmente tumorigénicas.
Además, la experiencia inicial con células madre musculares habia demostrado las limitaciones de la administración de células en múltiples inyecciones. La transferencia se hace entonces ahora en la forma de un parche en el que se incorporan las células. Este parche se aplica luego a la zona de infarto. Para este fin, después de la etapa de purificación, las células cardíacas se incluyen en un gel de fibrina circular que se aplica durante el procedimiento quirúrgico, el área necrótica y cuyo anclaje en el tejido del corazón es simplemente asegurado por algunas suturas.

"Este tipo de operación es dedicado a la insuficiencia cardíaca severa que no responde a los tratamientos farmacológicos convencionales pero sin estar al nivel de un reemplazo completo del corazón. Es un avance prometedor, que esperamos enriquecerá el arsenal terapéutico disponible en la actualidad para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca ", dice el Dr. Menasché. "Seguimos el ensayo clínico, que todavía nos permite practicar cuatro injertos. Ya, parece que los beneficios de las células están principalmente relacionados con las sustancias que segregan. La administración directa de estas sustancias, sin pasar por un injerto de células productoras, merecería estar explorada ".

Este proyecto fue financiado en su totalidad por fondos públicos institucionales y asociativos y fue autorizado por la Agencia Nacional de Seguridad de Medicamentos y Productos de Salud (ANSM) previo acuerdo de la Agencia de Biomedicina para la Importación y Investigacion sobre células embrionarias humanas.

Fuente : http://www.inserm.fr/espace-journalistes/therapie-cellulaire-de-l-insuffisance-cardiaque-premiere-implantation-de-cellules-cardiaques-derivees-de-cellules-souches-embryonnaires-humaines

Última modificación: 10/02/2015

subir