Situación en la República Centroafricana (2/2)

1- Refuerzo de la MISCA (17 de enero de 2014)

Francia se felicita por el fortalecimiento de la MISCA, la fuerza africana desplegada en la República Centroafricana, cuyos efectivos pronto superarán los 5000 entre militares y policías. Rendiremos homenaje a su decisiva actuación en favor de la protección de la población civil y la estabilización del país.

Francia celebra el reciente despliegue de contingentes congoleños, burundeses y ruandeses, con el apoyo logístico de Estados Unidos.

2- Entrevista a Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores, en «RMC/BFMTV» (París, 13 de enero de 2014)

(…)

P - ¿Deseaba Francia la marcha del presidente centroafricano, actualmente exiliado en Benín?

R – Ayudamos a los africanos, pero no queremos reemplazarlos. Es cierto que la situación estaba paralizada, puesto que el señor Djotodia, él mismo ex Seleka, no conseguía restablecer la calma. Se ha convocado al conjunto de los países de la región, que habían advertido que la transición política en RCA no funcionaba. Por consiguiente, el señor Djotodia ha abandonado el poder. Ahora hay diez días para designar a un nuevo presidente.

P - ¿Quién le va a suceder y cuándo?

R- A quien le corresponde tomar una decisión es al Consejo Nacional de Transición, que es un órgano oficial. Hay un plazo de diez días. Hay que actuar rápidamente, pero, al mismo tiempo, la elección debe ser pertinente. Efectivamente, en la RCA hay un problema de seguridad que solucionar. La situación humanitaria también es extremadamente grave. En lo que se refiere a la transición democrática, no se puede dejar un país sin dirigente. Es necesario que en estos diez días el Consejo Nacional de Transición nombre a los dirigentes.

P - Se cuentan 100 000 refugiados cerca del aeropuerto, cientos de miles de centroafricanos refugiados, exiliados, desterrados. Hay 1600 soldados franceses en el país. ¿Se enviarán refuerzos franceses?

R - No, no está previsto. En primer lugar, se trata de una operación en la que los militares africanos deben movilizarse. Estamos ahí para ayudar, lo hacemos, y deseo rendir homenaje a nuestros soldados. Voy a pedir el 20 de enero a nuestros amigos europeos que nos brinden apoyo. Hay algo en marcha.

P - ¿Un envío de soldados?

R – Parece tratarse de ayuda en el aeropuerto y apoyo en el ámbito humanitario.

P - ¿Es cierto que Polonia y Bélgica, por ejemplo, están dispuestas a enviar soldados?

R – Me mantengo prudente. Hay que esperar a que suceda. Pero creo que los europeos van a ayudarnos, en cualquier caso, lo espero, porque la situación en RCA no sólo atañe a Centroáfrica. Atañe al mundo entero. La seguridad de África también es nuestra seguridad. De esta manera, a nuestros socios europeos se les ha pedido que ayuden a Francia. Más tarde, dicha ayuda también atañería a la formación de un Ejército centroafricano.

P – Según el ex ministro de Defensa alemán, tanto en Mali como en la República Centroafricana, a Francia le guían sus propios intereses.

R – La declaración sorprende. Ayer vi al ministro de Asuntos Exteriores alemán, al señor Steinmeier. Me dijo que apoyaba la actuación de Francia en la República Centroafricana.

3- Comunicado de Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores (París, 10 de enero de 2014)

Tras la reunión de la Comunidad de Estados de África Central, el presidente y el primer ministro de transición de la República Centroafricana han presentado su dimisión. Francia toma nota de dicha decisión.

Le corresponde ahora al Consejo Nacional de Transición Centroafricano decidir rápidamente sobre un nuevo equipo de dirección.

Le confirmo que Francia permanece junto a los centroafricanos para ayudarles a resolver de forma duradera la crisis que atraviesa este país amigo.

4- Extractos del discurso del Ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, a la fuerza Sangaris (Bangui, 1 de enero de 2014)

(...) He venido a Africa para saludar a todas las fuerzas implicadas en las operaciones de lucha contra el terrorismo e implicadas en la lucha contra todo tipo de desestabilización. Porque en esta lucha, en este combate, se trata a la vez de la seguridad de esos Estados, de sus poblaciones que tenemos la misión de proteger, pero también se trata de la seguridad de Francia. Son ambas cosas a la vez. Porque sabemos muy bien que cuando hay un vacío a nivel de seguridad, es el crisol de todos los tráficos, el crisol de todos los terrorismos, la puerta abierta a todos los terrorismos. Y si llevamos a cabo estas misiones, es para la seguridad de los Estados y de Francia, pero también en nombre de la comunidad internacional (...).

[....]

(...) Recuerdo que en el mes de febrero del año pasado, todos los expertos – saben, hay que tener siempre cuidado porque los expertos suelen ser la mayoría de las veces autoproclamados – decían “Ah pero si en Mali – tres semanas después del inicio de la operación SERVAL – Francia se enreda”. Afortunadamente, no hemos hecho caso a los expertos. Y la determinación de nuestras fuerzas, sus competencias, han permitido alcanzar el resultado que hoy conocemos. Lo digo por Mali pero también por la República Centroafricana.

[...]
Les recuerdo además, y lo saben bien, que las exacciones, las matanzas han empezado aquí desde hace ya varios meses y que se había alcanzado un nivel realmente tan dramático que hemos tenido que recurrir ante la comunidad internacional para demostrar de la necesidad de una intervención. Las violencias no han empezado el 5 de diciembre. Fue a finales de 2012 que aquí el Estado se ha desplomado, que la espiral de las violencias ha conducido al país hacia un drama humanitario, hacia un callejón sin salida a nivel político, a enfrentamientos religiosos sin precedente. Es la razón por la cual hemos tenido que movilizarnos. Nos movilizamos, nosotros, nos movilizamos junto con los Africanos, con la MISCA (Misión Internacional de Apoyo a la República Centroafricana) y bajo mandato internacional.

[...]
La misión es clara pero el terreno complejo. Lo sé muy bien, y su labor es extremadamente difícil porque estáis llamados a intervenir en choques, estáis llamados a intervenir en movimientos de masas, estáis llamados a intervenir en misiones de interposición, estáis llamados a intervenir en misiones de escoltas, y a su vez estáis llamados a cumplir con vuestra misión de acotamiento y desarme. Y sé, por mantenerme informado todos los días de la situación e incluso varias veces al día, que cumplís esta misión con lucidez, sangre fría y hace falta mucha, con perspicacia, con dominio de la fuerza, y todo eso necesita profesionalismo, coraje, competencia, intuición y sobre todo una fuerza mental considerable. Sé que la tenéis (...).

- Leer el discurso íntegro del Ministro de Defensa

5- Declaraciones del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores - Entrevista de Laurent Fabius con el presidente de Camerún (30 de diciembre de 2013)

El ministro de Asuntos Exteriores se ha entrevistado hoy con el presidente de Camerún acerca de la situación que atraviesa la República Centroafricana.

Ha agradecido al presidente Paul Biya la actuación de Camerún en el restablecimiento de la seguridad y la estabilidad en Centroáfrica.

El ministro de Asuntos Exteriores ha recalcado que la actuación de Francia persigue proteger al conjunto del pueblo centroafricano de los abusos cometidos contra él, sin discriminación alguna.

Laurent Fabius y el presidente Paul Biya han reiterado lo importante que resulta para Francia y los Estados vecinos posibilitar el restablecimiento rápido y duradero de la seguridad en la República Centroafricana y la organización de elecciones antes de febrero de 2015.

6- Sangaris: reunión de los agentes locales en Bossangoa

El 21 de diciembre de 2013, en Bossangoa, el comandante de la MISCA y el comandante del destacamento francés de la fuerza Sangaris desplegado en la región reunieron a los distintos agentes locales para restablecer el diálogo en la ciudad.

La reunión congregó al jefe de zona de los ex Selekas, a un representante de los anti-Balakas, a los representantes de la Iglesia cristiana y de la comunidad musulmana, a representantes de los jóvenes de cada comunidad y de las distintas congregaciones profesionales.

Todas las partes han acudido, siendo conscientes de la importancia de la asamblea y del papel de la MISCA y la fuerza Sangaris a la hora de apoyar la mediación.

Los distintos intercambios de puntos de vista han puesto de manifiesto la voluntad de restablecer la paz en la ciudad apoyándose en objetivos claros: la aplicación de las medidas de confianza, cuyo objetivo es impedir que circulen armas en la ciudad; el regreso de la población a su hogar; la seguridad exclusivamente garantizada por las fuerzas militares de la operación Sangaris, la MISCA y las fuerzas de seguridad centroafricanas (policía y gendarmería) y la reanudación de la actividad en la ciudad (comercio, mercado, educación, etc.).

Tras la reunión, todas las partes han aceptado medidas concretas: la continuación del proceso de desarme de forma imparcial, la apertura de un mercado común cada miércoles, la instauración de un programa de trabajo semanal para sensibilizar a la población y, por último, la reanudación de la actividad escolar lo más rápidamente posible.

Actualmente hay unos 1600 militares franceses desplegados en la República Centroafricana. La operación Sangaris, lanzada el 5 de diciembre de 2013 por el Presidente de la República, vela por restablecer un mínimo de seguridad en la República Centroafricana y facilitar el auge de la MISCA y su despliegue operativo.

Fuentes: EMA

Derechos: Ministerio de Defensa

7- Declaraciones del portavoz adjunto del Ministerio de Asuntos Exteriores (París, 24 de diciembre de 2013)

P - ¿Cómo interpreta el fuego cruzado entre contingentes chadianos y burundeses de la MISCA en Bangui? ¿Realmente es posible seguir apoyándose en los soldados chadianos que, para evitar que se interpele a ex miembros de Seleka, han lanzado granadas y abierto fuego contra los burundeses, teóricamente aliados suyos en la operación de desarme y de restablecimiento de la paz?

R - En lo que se refiere a los hechos que describe, la MISCA y la Unión Africana son quienes deben confirmarlos y determinar las circunstancias.

P - Se siguen produciendo manifestaciones contra la operación militar francesa en Bangui. ¿Cómo reacciona? ¿Qué les responde a los manifestantes que comparan Sangaris con la operación Turquesa de Ruanda?

R - La fuerza Sangaris interviene como apoyo a la MISCA y aplicando el mandato definido por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Desde que se desplegaron el pasado 5 de diciembre, los soldados de la operación Sangaris actúan de acuerdo a tres principios: imparcialidad, firmeza y control en el empleo de la fuerza. Lo demuestran a diario contribuyendo al desarme del conjunto de los grupos armados, sin distinciones, e interponiéndose para evitar actos violentos y abusos./.

8- Unión Europea – Rueda de prensa del ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, tras el Consejo de Asuntos Exteriores (Bruselas, 16 de diciembre de 2013)

(…)

Hemos abordado la cuestión de la República Centroafricana, basándonos en el informe que he presentado. Se ha respaldado unánimemente la postura de Francia. Europa brinda un apoyo muy importante en el ámbito humanitario. Por otra parte, algunos países ya han decidido acompañarnos en la logística. Otros irán más lejos, incluido en el ámbito directamente militar, como veremos en las próximas horas y próximos días. El presidente de la República volverá a tratar la cuestión en el Consejo Europeo que se celebrará a finales de semana. De manera general, la postura de Francia sobre la República Centroafricana ha sido realmente respaldada por todo el mundo, el respaldo es concreto.

P - ¿Qué países van a apoyar a Francia?

R – Algunos países se han comprometido en el ámbito logístico, en especial con un envío de aviones: Reino Unido, Alemania, Bélgica, España. Ya mencionaré a su debido tiempo a otros países que contemplan no sólo un apoyo logístico, sino también directamente militar./.

9- Destitución de tres ministros (16 de diciembre de 2013)

A Francia le preocupa la destitución de tres ministros y del director del Tesoro Público, anunciada ayer por Michel Djotodia sin el refrendo del primer ministro Nicolas Tiangaye. La iniciativa, tomada en contradicción con la carta constitucional de la transición y los acuerdos de Libreville, presenta unas características que podrían agravar aún más la inestabilidad de la República Centroafricana.

Resulta fundamental que se respete el marco de la transición, en especial las prerrogativas del primer ministro.

Francia recuerda que la resolución 2127 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abre la vía a sancionar a las personas que infrinjan los acuerdos de transición o cuya actuación amenace u obstaculice el proceso político.

10- Entrevista al ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, en «I-télé/Europe1» (París, 15 de diciembre de 2013)

P - ¿Es cierto que las milicias Seleka amenazaron o podrían haber amenazado al avión presidencial en el aeropuerto de Bangui?

R – Yo estaba en el avión presidencial y nos pasamos toda la tarde y parte de la noche en Bangui. No he oído hablar de ello en absoluto.

P - ¿Lo hubiera sabido?

R - Sí.

P - ¿El presidente de la República tampoco lo ha sabido?

R – Estábamos juntos.

P – Se nos dice que los 1600 militares franceses no saben en qué consiste realmente la misión en la República Centroafricana.

R – Por supuesto que lo saben, y hacen un trabajo admirable. El presidente de la República y yo decidimos ir a Bangui a principios de semana. Nos enteramos después, por la noche, de que habían matado a dos jóvenes soldados de 22 y 23 años de edad.

El presidente reunió a todos los soldados presentes, bajo las órdenes del general Soriano, que es un hombre admirable. Se dirigió a ellos, la emoción era extremadamente intensa. Después conversamos con esos soldados admirables y hablamos de su misión.

¿Cuál es la misión? En primer lugar, el desarme imparcial. Si Francia no hubiera intervenido junto a otros países africanos, la República Centroafricana se hubiera sumido en una guerra civil e interreligiosa.

Entiendo que los franceses digan que está lejos, que puede salir caro, pero cuando amigos tuyos están a punto de ser masacrados, cuando la Organización de Naciones Unidas, por unanimidad, te pide que intervengan, Francia tiene la responsabilidad de hacerlo.

Acudes para proceder al desarme de forma imparcial. Acudes para respaldar la acción humanitaria y acudes para preparar la transición democrática.

P – Con 1600 soldados, con un mandato limitado en un país tan inmenso como la República Centroafricana, ¿cómo proceder?

R – Hay 1600 franceses y 6000 soldados africanos.

P - ¡Son poco operacionales!

R – Usted no ha ido allí. Yo he ido dos veces. Fui hace tres semanas y puedo decirle que esos soldados son valientes. No puede uno estar aquí sentado y decir que no son buenos. Se lo digo, son personas formidables.

Estamos en este país por la asistencia humanitaria, el desarme imparcial y la preparación de la transición democrática.

P – Dice que hay que desarmarlos de forma imparcial, pero se ha desarmado primero a los musulmanes, lo que ha permitido a los cristianos ir a matar musulmanes.

R – Eso es inexacto. Hay musulmanes que componen un grupo que llamamos «ex Seleka». En teoría, el presidente actual, el señor Djotodia, que es su ex jefe, disolvió dicho grupo. Pero siguen teniendo armas. Así que la primera tarea es ir a desarmarlos.

Pero también están los cristianos, católicos o protestantes, que también disponen de cierto número de armas, sobre todo machetes. Esto también es extremadamente peligroso, conviene desarmarles.
No estamos solos. Ayer, Jean-Yves Le Drian, que estaba en una misión en la RCA, volvió a París. Hablé con él. Me dijo que las patrullas estaban formadas por soldados franceses y africanos, con congoleños y chadianos.

P – Es muy peligroso: se vio cuando nuestros dos soldados murieron. ¿No va a estancarse la situación y a haber cada vez más víctimas francesas o africanas durante un desarme que debe hacerse persona a persona, bloque a bloque?

R – Es cierto que se trata de una tarea muy difícil, pero es la misión que nos ha encomendado la Organización de Naciones Unidas y la Unión Africana. La semana pasada, en París, 52 países de África, unánimemente, más el secretario general de Naciones Unidas y los dirigentes europeos, celebraron la intervención de Francia.

P – No hay demasiadas misiones para Francia. Al final, da la impresión de que sólo es Francia quien debe ir a Mali, quien debe ir a la República Centroafricana…

R – Efectivamente, es un problema importante. Francia no es el gendarme de África, pero resulta que, por ahora – y trabajamos para que esto cambie -, Francia es el único país que dispone de las fuerzas capaces de intervenir en número suficiente.

Hay que cambiar esto, razón por la que hemos decidido, con los africanos, poner en pie lo que llamamos «una fuerza interafricana de actuación rápida». Será capaz de intervenir en este tipo de crisis de aquí a dos años.

¿Por qué no hay un Ejército africano suficientemente sólido? Para empezar, porque cuesta caro y, a menudo, los presupuestos de estos Estados son insuficientes; por otra parte, porque algunos dirigentes africanos dudan en crear un ejército porque temen que los jefes de los ejércitos se vuelvan en su contra. Se necesita pues una fuerza interafricana. La vamos a poner en pie con los europeos y los africanos.

Naturalmente, hemos pedido no estar solos. Dentro de poco se habrán desplegado cerca de 6000 militares y policías africanos en la República Centroafricana. También están los europeos. No me extrañaría que intensificaran su presencia. Los polacos estarán con nosotros en el plano logístico, al igual que los británicos, los alemanes, los españoles y los belgas. Mañana iré al Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y pediré que se dé una ayuda más sólida, más fuerte, también in situ y en el ámbito financiero.

P - ¿Aportan hombres?

R – Dos países están pensándoselo, espero que lo confirmen.
El problema que plantea con razón es que todavía no existe una Europa de la Defensa. Deseamos que pueda existir. Hay unidades que podrían intervenir. Actualmente, las dirigen los británicos, pero esto cambia cada seis meses. En este caso concreto, dicen que no es suficientemente europeo y que no ha habido suficiente deliberación.

En Europa, Francia no está sola y en materia de soberanía no podemos obligar a los demás países a tener presencia. Ahora mismo, en la República Centroafricana, lo urgente sigue siendo venir en ayuda de hombres, mujeres y niños que están muriendo.

P - ¿Habrá que aumentar el contingente?

R - No, no lo aumentaremos. Hay 4,5 millones de personas en el país, cerca de la mitad están en situación de pre-hambruna y no hay más que siete cirujanos. Francia, Europa, los africanos y la comunidad internacional deben movilizarse. Cuando uno representa a Francia y ve cómo se masacra a sus amigos, actúa.

P – Entonces, ¿quién puede ayudar en el ámbito humanitario? Hay hambruna, alimentos que aportar. ¿No hay que hacer un llamamiento al mundo?

R – Están Europa y Naciones Unidas. Recuerde que François Hollande, el pasado mes de septiembre, fue el primero en decir, en la tribuna de Naciones Unidas, que había que ocuparse de la República Centroafricana.

P – También lo dijo el 29 de agosto ante los embajadores y con usted.

R - Exacto.

P – ¿Pero no cometimos un error al dejar caer a Bozize hace nueve meses?

Hoy hay que solucionar los problemas de hoy. ¿Qué se hace por los que están muriendo de hambre?

R – En primer lugar, hay que solucionar los problemas actuales.
Hay un cambio en lo que se refiere a la anterior forma de proceder de Francia, consiste en que no es Francia quien monta o desmonta a los dictadores. Francia viene en ayuda de los africanos. No es lo mismo.

P - ¿Es entonces Djotodia quien encabeza Seleka?

R - No. Lo encabezaba, pero ya no es así, es el presidente de transición. El primer ministro es el señor Tiangaye.

P - ¿Podrá ser candidato a las elecciones presidenciales?

R - No, no tendrán derecho de serlo. Lo decidió la Unión Africana. No podrán serlo, pero hay que preparar la transición democrática. Así que repito: primero es necesario un desarme imparcial, una asistencia humanitaria y la preparación de la transición democrática. Es el papel de Francia.

(…)./.

11- Referencia del Consejo de Ministros del Gobierno de España - Autorización del despliegue y la participación de unidades militares españolas en los apoyos a la misión de la ONU para la resolución de la crisis en la República centroafricana - Madrid, viernes 13 de diciembre de 2013)

El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se autoriza, a propuesta de los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y de Defensa, el despliegue y la participación de unidades militares españolas en los apoyos a la misión de Naciones Unidas para la resolución de la crisis en la República Centroafricana. Este Acuerdo será remitido al Congreso de los Diputados para su ratificación.

Las unidades que participarán en las operaciones serán un avión T-10 (C-130) para contribuir a transportes logísticos de la Operación en el ámbito regional y una unidad de Mantenimiento y Apoyo del Destacamento Aéreo. El número máximo de efectivos a desplegar, incluidos los representantes en Cuarteles Generales, se fija en sesenta.

Esta unidad operará inicialmente con el apoyo de las instalaciones francesas en Gabón (Libreville) o Chad (N’Djamena).

El Consejo de Ministros ha autorizado, además, al Ministro de Defensa a realizar los ajustes operativos necesarios en la participación española, de acuerdo con los condicionantes operativos de cada momento y de la situación específica sobre el terreno.

La autorización del Consejo de Ministros se enmarca en la Resolución 2127 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, adoptada el pasado 5 de diciembre de 2013, por la que se autorizó el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo a la República Centroafricana con Liderazgo Africano (MISCA), por un periodo de doce meses, con la finalidad de contribuir a la protección de los civiles, el restablecimiento de la seguridad y el orden público, de cooperar al restablecimiento de la autoridad del Estado en todo su territorio y a la creación de condiciones para prestar ayuda humanitaria y para facilitar el proceso de desarme y la restructuración de los sectores de defensa y seguridad.

(Presidencia del Gobierno español)

12- Francia celebra la contribución de Estados Unidos a la MISCA: declaraciones del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores (11 de diciembre de 2013)

Francia celebra que las autoridades estadounidenses hayan decidido hacer otra contribución financiera a la fuerza africana que se está desplegando en la República Centroafricana, la MISCA. Esta ayuda se suma al apoyo de 50 millones de euros anunciado por la Unión Europea.

Este compromiso constituye un apoyo importante a los esfuerzos realizados por los Estados africanos con el respaldo de Francia para conseguir salir de la crisis y venir en ayuda de la población de la RCA. Confirma el compromiso de Estados Unidos, con quien llevamos trabajando estrechamente desde el principio de la crisis, en especial en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La movilización de la comunidad internacional es fundamental para permitir que la MISCA lleve a cabo eficazmente las misiones que le han sido asignadas por la resolución 2127 (2013) del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

13- Entrevista al ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, en «BFM TV» (París, 11 de diciembre de 2013) - EXTRACTOS

P – El domingo por la tarde dos soldados franceses resultaron muertos en la República Centroafricana. ¿En qué circunstancias, exactamente, Jean-Yves Le Drian?

R – Los soldados Nicolas Vokaer y Antoine Le Quinio salieron a cumplir una misión de desarme por la noche con varios compañeros. Se produjo un enfrentamiento con individuos descontrolados, manifiestamente de Seleka. Hubo un fuego cruzado violento y primero resultaron heridos, se les llevó al aeropuerto donde están basadas nuestras fuerzas y fallecieron en la unidad quirúrgica.

(…)

P – Les dispararon ex integrantes de Seleka. Son hombres que apoyan al presidente autoproclamado autoproclamado…

R – No es tan sencillo, la situación es muy complicada. Hubo un golpe de estado de Michel Djotodia, apoyado por grupos armados, milicias que procedían de una parte del territorio y también de otros países. El jefe de transición del Gobierno, el señor Djotodia, desautorizó a parte de sus fuerzas, pero parte sigue estando bajo su autoridad. Hay que proceder al desarme, de lo contrario, la situación será inmanejable. Hay que desarmar a todo el mundo, tanto a las distintas milicias que reivindican su pertenencia a Seleka – integradas o no en las fuerzas armadas de la República Centroafricana – como a los anti-Balaka, que son milicias cristianas más o menos organizadas que responden a los miembros de Seleka.

Hay una clara tendencia al enfrentamiento confesional que debe evitarse a toda costa. Lo que pasa por el desarme generalizado. La misión de las fuerzas africanas es iniciar el desarme y realizarlo lo antes posible.

(…)

P – El padre de uno de los dos soldados asesinados cuenta esta mañana en Le Parisien: «nos habíamos estado enviando SMS ese mismo día, el domingo. Me describió lo que había visto durante el día. Había presenciado escenas atroces. En cuanto los soldados franceses desarmaban a los milicianos musulmanes, veían cómo los linchaba una multitud de cristianos en plena calle y el Ejército no podía hacer nada para evitarlo».

R – Se han producido masacres hace pocos días, iniciadas por los grupos de Seleka. Hay represalias, revanchas, ajustes de cuentas que se lleva a cabo en una situación muy tensa, con cierto regusto a enfrentamientos confesionales. También hay gente en la indigencia, se producen saqueos, porque el país es extremadamente pobre. La población lleva viviendo en el terror, en la violencia desde hace varios meses. Se conoce la situación desde hace varios meses ya, pero no salía en los medios. Hoy sí, y todo el mundo toma conciencia de la gravedad de la situación del país.

Cuando François Hollande fue a Naciones Unidas el pasado mes de septiembre a avisar a la opinión internacional del drama que se estaba produciendo en la República Centroafricana, sinceramente, nadie hablaba mucho de ello. Afortunadamente, hoy se habla de ello y es visible.

P – Es una misión muy difícil. Al principio ha dicho: «la misión será corta». ¿Pero la intervención durará por lo menos unos meses?

R - ¡No! Nunca he dicho que la intervención fuera a durar tres días. La operación militar va a exigir un tiempo, de todas maneras.
Oigo aquí y allí que hay que ir más rápido, pero no iniciamos el desarme más que el lunes. Hay que garantizar pues el desarme sistemático con el apoyo de las fuerzas africanas, del conjunto de agentes, de todas las milicias.

Las fuerzas francesas y las fuerzas africanas tienen un mandato de la comunidad internacional, de Naciones Unidas, para conseguir la vuelta de la serenidad, la seguridad, al país. Hay que proceder al desarme y después se podrá restablecer la seguridad, los elementos fundamentales de un Estado hoy inexistente para permitir una solución política.

P – Va a durar…

R – He indicado seis meses, es una indicación significativa que debería permitir a Francia…

P - ¿La situación se habrá restablecido en seis meses?

R – No puedo decírselo, acabamos de empezar, pero ése es el objetivo.

Nada más iniciar una intervención no se puede decir que tal día a tal hora se va a parar. Sobre todo cuando la responsabilidad de Francia en esta cuestión también consiste en conseguir que las fuerzas africanas tomen el relevo. Por ahora, las fuerzas africanas que forman la MISCA son del orden de 2500 a 3000 militares. Los jefes de Estado y de Gobierno africanos, reunidos por el presidente de la República en París el pasado sábado, decidieron intensificar su presencia y actuar para que en la MISCA haya 6000 militares. Por otra parte, es el número que mandata Naciones Unidas.

P – Esta mañana, nuestro enviado especial estaba en Bangui y nos contaba que la población centroafricana no confía en la fuerza africana; los civiles tienen miedo de los soldados, que muchos centroafricanos consideran como aliados del poder establecido, ya sabe, son musulmanes…

R – El Estado Mayor de las fuerzas africanas está trabajando ya con el Estado Mayor francés del general Soriano. Hay oficiales franceses en el Estado Mayor de las fuerzas africanas que tendrán otro comandante en unos días, un general camerunés. Las fuerzas camerunesas, chadianas, gabonesas, angoleñas, son fuerzas armadas serias, pero necesitan que las secunden las fuerzas francesas. Es lo que estamos haciendo.

Mañana habrá fuerzas armadas de Burundi, pasado mañana de otros países africanos. Pienso que los jefes de Estado y de Gobierno africanos están concienciándose de su responsabilidad y de que si se mantiene un Estado fallido en República Centroafricana, su propia seguridad es la que estará en tela de juicio, de ahí la necesidad de restablecer una solución política en 2014.

En la hoja de ruta determinada por los jefes de Estado y de Gobierno de la región en Libreville y Yamena, se dijo que en 2015 tendría que haber elecciones. Han decidido acelerarlo – y con razón – pero hay que reestablecer un proceso, hay que reconstituir el estado civil.

(…)

P - ¿Por qué estamos solos en África, prácticamente solos?

R – Pero no estamos solos, se lo he dicho hace un rato.

P – Olvidando las fuerzas africanas, vamos, olvidándolas, pero Europa…

R - ¡No veo por qué habríamos de olvidarlas! No estamos solos, no sólo porque están las fuerzas africanas, sino porque tenemos un mandato de Naciones Unidas y la comunidad internacional. En cuanto a las fuerzas africanas, el mandato está claro.

Tenemos un mandato de Naciones Unidas, de la comunidad internacional. Respetamos dicho mandato destinado a las fuerzas africanas y a Francia. Reaccionamos enseguida. Intervinimos en cuanto se dio el mandato, porque había que intervenir inmediatamente, por la violencia y las masacres de las que tienen conocimiento y que ahora salen en los medios. Antes se producían, pero no se sabía. Había que actuar con rapidez y ahora estamos dialogando con nuestros amigos europeos. Contaremos con apoyos europeos en el marco de la misión.

P - ¿Pero no lamenta su ausencia? Seamos sinceros…

R – Creo que los europeos cumplirán. Han empezado a apoyarlos: británicos, belgas, daneses, polacos… no se consigue en tres días.

(…)

P - ¿Un fondo europeo de operaciones exteriores, un fondo que financiaría las operaciones, que participaría en la financiación de dichas operaciones?

R – Lo que hay que crear de forma prioritaria es una fuerza de intervención africana. De la seguridad de los africanos deben encargarse los propios africanos. Con el apoyo de Francia y de Europa para poner a punto dichas fuerzas africanas.

En el caso concreto de la República Centroafricana, la lógica habría sido que la fuerza de intervención actual – y es el caso de Francia en particular – la asuma una fuerza africana de intervención rápida, los jefes de Estado y de Gobierno africanos han decidido hacerlo en la Cumbre Paz y Seguridad, pues mejor. Es hora, está bien que los africanos sean conscientes de que su seguridad debe ser una seguridad colectiva y no una seguridad atenta, paciente, respecto de una iniciativa complementaria, de asistencia de Francia.

(…)

P – ¿Es [esta operación] más difícil [que la de Mali]?

R – Sí, mucho más difícil. Es menos costosa porque requiere menos armamento, menos transporte, menos logística… Pero es mucho más delicada, porque la identificación del adversario no es simple y hay miembros de Seleka, incluso anti-Balakas, que se funden en la población. Por ello hay que proceder al desarme y el desarme de la población en un medio urbano, con hostilidades y ansias de represalias por ambas partes es una labor extremadamente delicada. Es necesario que nuestros soldados intervengan atenta, valerosa y minuciosamente, es lo que están haciendo.

(…)

14- Mensaje del presidente de la República, François Hollande (Bangui, 10 de diciembre de 2013)

Almirante,

Mi General,

Oficiales, Suboficiales, Soldados,

Me acabo de recoger ante los restos mortales de sus compañeros Antoine Le Quinio, de 22 años, Nicolas Vokaer, de 23 años, que cayeron en combate en una operación anoche en las calles de Bangui.

Marsouins, paracaidistas del 8º RPIMA de Castres, viajasteis a la República Centroafricana el sábado de acuerdo a las órdenes que di en el marco de la operación Sangaris.

Me inclino ante su sacrificio. Traslado a su familia la solidaridad de la Nación. Os acompaño en la tristeza. En este mismo instante, al miraros soy capaz de calibrar vuestra emoción.

Antoine y Nicolas han muerto por Francia, por una noble y bella misión. Han dado su vida para salvar otras vidas. Porque ése es el sentido de que estéis aquí, en la República Centroafricana, salvar vidas.

Actuáis en el marco de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que ha dado mandato a una fuerza africana para restablecer el orden, la seguridad en un país herido, también para proteger a la población y permitir la transición democrática, es decir, la celebración de elecciones un día que debe ser cercano.

Francia ha decidido apoyar a dicha fuerza, por eso estáis aquí. Era hora de actuar. Pronto iba a ser demasiado tarde. Aquí mismo, en Bangui, cerca de 400 personas fueron asesinadas en dos días la semana pasada. Y seguramente el balance esté incompleto. Se cometían masacres desde hacía semanas, se ejercía una violencia atroz contra mujeres y niños. Los enfrentamientos adquirían y siguen adquiriendo una dimensión religiosa y hay riesgo de que acaben en guerra civil.

No era ya hora de tergiversar, no era ya hora de preguntarse sobre la oportunidad o incluso la duración de la operación. Simplemente – y yo mismo tomé la decisión – sí, simplemente había que intervenir para salvar tantas vidas como fuera posible y prevenir las carnicerías que se anunciaban.

Era el deber de Francia. También su derecho, puesto que tiene el apoyo del conjunto de la comunidad internacional, del conjunto de los países africanos.

El sábado pasado, los dirigentes de toda África estaban en París preparando decisiones para que, un día, África pueda garantizar su seguridad por sí misma. ¿Qué nos dijeron los jefes de Estado y de Gobierno de toda África, desde su diversidad? Que Francia acudiera, que Francia estuviera ahí, que Francia estuviera presente, para la República Centroafricana y para permitir salvar vidas humanas.

Estáis aquí reunidos, representando a la fuerza bajo la autoridad y el mando de vuestro General, al que saludo. Sois 1600 en la República Centroafricana. No tenéis vocación de ser más en las próximas semanas, porque acompañáis a una fuerza africana que será, ella sí, cada vez más numerosa. Cuenta hoy con 3000 efectivos, dicha fuerza alcanzará casi seguro los 6000 soldados en pocas semanas.

¿Cuál es vuestro objetivo? Vuestro objetivo es desarmar a las milicias y los grupos, acantonarles y evitar los enfrentamientos. Es una tarea peligrosa. La muerte de Antoine Le Quinio y Nicolas Vokaer nos lo recuerda desde el dolor. El peligro está ahí, en todos sitios.
Demasiadas armas circulan en el país, se ha acumulado demasiado odio, se han alimentado demasiadas venganzas. Así que sois vosotros, los soldados franceses, quienes encarnáis el orden, y también la liberación.

Estad orgullosos, podéis estarlo, de que el pueblo africana os reciba una vez más como a liberadores. He visto por televisión a esas mujeres, a esos niños barriendo la carretera para que vuestros vehículos fueran más rápido para llegar a Bangui y haciéndoos señales diciéndoos que ya era hora de que llegarais.

Sé de vuestro potencial profesional, también de vuestro potencial humano. Habéis dado fe de ello en muchos teatros, unos y otros. Y recientemente en Mali.

En todos los sitios, vosotros sois quienes habéis traído la paz civil en las operaciones y asistido a los más frágiles, a los más desvalidos, a los más débiles. Francia, aquí, en la República Centroafricana, no busca interés propio alguno, no tiene ninguna ventaja que sacar de su presencia, no aspira a ninguna influencia injustificada. Sencillamente, Francia entiende ayudar a una población amenazada por bandas sin escrúpulos y grupos sin moral. Los mismos a los que deben desarmar.

Francia, con vosotros, viene a defender la dignidad de la vida humana.

Sé cuáles son las preguntas que siempre se hacen en estas circunstancias. La primera: por qué somos los primeros, nosotros, Francia, en venir en apoyo de un país en dificultades. Somos los primeros porque somos Francia. Sí, Francia, con su historia, sus valores, sus principios, su Ejército, sus capacidades.

Y lejos de que nos aflija la situación de ser los primeros, debemos estar orgullosos de que se espere y aguarde a Francia una vez más. Sí, orgullosos de que la llegada de tropas francesas pueda verse como una aspiración, una liberación. También damos ejemplo y, aquí, en la República Centroafricana, los europeos van a sumarse pronto a nosotros. Ya ponen a disposición medios materiales, logísticos, aportan financiación, especialmente a la fuerza africana. Pronto estaréis integrados en lo que se llama una fuerza de mantenimiento de la paz bajo la responsabilidad de Naciones Unidas. Esto es lo que habrá permitido Francia, que seamos los primeros para salvar.

Y la otra pregunta que se hace, es legítima, tiene que ver con la duración de nuestra presencia aquí. ¿Cuánto tiempo vais a quedaros? Tenemos una obligación: intervenir rápido y con fuerza. Es lo que habéis hecho. Después, junto a la fuerza africana, que va a aumentar, nos corresponderá desarmar a los grupos, restablecer la autoridad civil y preparar la transición política, las elecciones. Nuestros efectivos podrán entonces reducirse progresivamente.

Comparándolo, con la necesaria prudencia, a lo que hicimos en Mali cuando tomé la decisión el pasado 11 de enero, nadie pensó que sería posible organizar elecciones siete meses después. Se ha elegido a un presidente con transparencia. En este mismo momento se están celebrando elecciones legislativas en Mali. Nuestros efectivos van a reducirse. Sucederá lo mismo en la República Centroafricana. Gracias a vuestro valor, a vuestra actuación, habremos protegido el país. La fuerza africana tomará el relevo y ya no será necesario tener un nivel de presencia como el que se tiene hoy.

Esta misma tarde, de acuerdo a la Constitución de la República, se ha informado al Parlamento de la situación en la República Centroafricana. Dentro de cuatro meses deberá pronunciarse sobre el mantenimiento de nuestras tropas en función de la situación.
Pero ya sé que las principales fuerzas políticas de nuestro país apoyan la decisión que he tomado y cuya responsabilidad asumo. Deseaba agradecérselo desde aquí.

Los propios franceses están con vosotros porque sois el Ejército, porque sois Francia. Es cierto que los hay que dudan, les surgen preguntas. Quiero decirles que, en estos momentos difíciles, Francia debe seguir siendo Francia más que nunca, ser Francia, es decir, aquella a la que se llama, a la que se espera, a la que se aguarda, la que libera, la que da derechos, la que posibilita la expresión de los pueblos.

Por ello, gracias a vosotros, Francia cuenta en el mundo. No para mantenerlo tal y como está, con sus injusticias y su violencia, sino para hacer que avance hacia la democracia, hacia el derecho de los pueblos y la igualdad a la que aspiran las mujeres y hombres de todos los países.

Antes de encontrarme con vosotros aquí, en la República Centroafricana, junto al ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, la ministra de Justicia, Christiane Taubira, junto a muchas personalidades, incluido el ex presidente Nicolas Sarkozy, participé en el homenaje rendido en Sudáfrica a la gran y bella figura de Nelson Mandela. Quiero quedarme con uno de los mensajes que nos deja en este momento: lo más difícil de realizar no es conseguir que cese un conflicto, ni que caiga una dictadura. Lo más difícil de hacer es reconciliar a un pueblo que se ha desgarrado.

Es vuestra misión. Debemos conseguir llevarla a cabo con éxito. Éxito, para el futuro de la República Centroafricana. Éxito, para el honor de Francia. Éxito, por el recuerdo de Antoine Le Quinio y Nicolas Vokaer.

Éxito, por lo que hay por hacer, lo que tenéis por hacer, es decir, la misión que os ha encomendado Naciones Unidas, África, Francia. Esta misión es bella, es vuestra, es grande, y estoy seguro de que la cumpliréis con éxito.

¡Viva la República y viva Francia!./.

(Fuente: página web de la Presidencia de la República)

15- Dos soldados franceses muertos en combate en Bangui: Comunicado de la Presidencia de la República (10/12/2013)

El Presidente de la República ha recibido con profunda tristeza la noticia de la muerte en combate, la pasada noche en Bangui, de dos soldados franceses del 8º regimiento de paracaidistas de infantería de marina de Castres. Perdieron la vida para salvar muchas otras.

Traslada, emocionado, su más sincero pésame a su familia y sus allegados y les garantiza la solidaridad de la Nación en estas dolorosas circunstancias.

El jefe del Estado manifiesta su profundo respeto por el sacrificio de estos dos soldados y reitera su total confianza en las fuerzas francesas movilizadas junto a las fuerzas africanas para restablecer la seguridad en la República Centroafricana, proteger a la población y garantizar el acceso a la ayuda humanitaria.

16- Entrevista a Laurent Fabius en «France Inter» (París, 9 de diciembre de 2013)

P – Hoy debe empezar el desarme de las milicias en la República Centroafricana. ¿Ya están en contacto con los combatientes las tropas francesas?

R – Sí, por supuesto. El desarme de todas las milicias va a empezar esta mañana. Acudimos, con el resto de países africanos, para restablecer la seguridad, permitir hacer frente al desafío humanitario, iniciar la transición democrática. Evidentemente, todo ello exige que las milicias estén desarmadas. No es un trabajo fácil, pero nuestros militares son muy profesionales y están muy preparados.

P – Su colega, Jean-Yves Le Drian, afirmaba ayer por la noche: «primero les vamos a pedir amablemente que se desarmen y, después, si no funciona, emplearemos la fuerza».

R – Hemos explicado a unos y otros – se ha dicho en todos los medios de comunicación disponibles – que había que traer las armas. El presidente Djotodia ha dicho lo mismo. Se va a establecer contacto y si no resulta suficientemente eficaz, se empleará la fuerza.
La dificultad consiste en que muchos miembros de las milicias, en especial la de la ex Seleka – se han quitado el traje y van como civiles. Va a haber que pedir las armas, pero, evidentemente, es difícil reconocer a los individuos.

P – Según los primeros sondeos, la opinión pública está dividida en lo que se refiere a la intervención. ¿Qué intereses defiende Francia en la República Centroafricana?

R – El problema es que los sondeos de los que habla no se han hecho en el mismo momento. Hay que ser honrado. El primero se hizo antes de la intervención. La mayoría de los encuestados se pronuncian en contra de dicha intervención. Se entiende. La gente no conoce la República Centroafricana. El segundo, que se ha hecho después de la intervención, refleja sin embargo que una amplia mayoría está a favor de la intervención.

P – Muy ligera, del 51 %. Por ello hablo de opinión dividida, sin entrar en detalles de números.

R – Sí, pero es importante entrar en detalles, porque también se puede manipular a la opinión pública. Me parece que el sentimiento que predomina en la opinión pública es que es normal que nos mostremos solidarios y generosos. Hay personas que están siendo masacradas, hay que estar ahí. Al mismo tiempo, los sondeos también reflejan la percepción de una parte de la opinión pública respecto de una segunda intervención, tras la de Mali, y para más inri en un país lejano y poco conocido.

¿Qué intereses defendemos concretamente?

En primer lugar, deseo recordar una vez más que se está asesinando a gente en un país próximo al nuestro desde el punto de vista histórico. No podemos dejar que se asesine a gente.

En segundo lugar, no es inútil recordar que nuestra intervención se hace a petición de los africanos y de la comunidad internacional. Nuestra intervención se inscribe en el marco de una resolución de Naciones Unidas votada unánimemente la semana pasada.

En tercer lugar, estar presente en África, el continente del futuro, también para nosotros, significa estar ahí también cuando la situación es difícil, naturalmente.

P – Así que no defendemos intereses, sino valores. ¿Esto es lo que afirmaría, Laurent Fabius?

R – Defendemos valores, pero también intereses – no en sentido material. Mire un mapa, al Oeste está América, al Este Asia y hay un continente euro-africano, el continente en el que debemos estar muy presentes, un continente de futuro.

P – Ha dicho euro-africano y no franco-africano, pero no sabemos dónde está Europa en esta historia.

R – Europa va a estar fundamentalmente presente en el aspecto financiero. Se ha comprometido a contribuir con cincuenta millones de euros.

También habrá una ayuda logística. Los ingleses, por ejemplo, han puesto un avión de transporte a nuestra disposición. Los alemanes, los belgas y los españoles también van a ayudarnos.

Sin embargo, es cierto que se observa que la Europa de la Defensa no existe. Lo lamentamos, pero no existe.

P – Pero es que no es una cuestión puramente logística, es una cuestión de voluntad política…

R – Sí, es totalmente cierto, porque nuestros vecinos europeos consideran que los franceses son más eficaces.

Pero Francia no tiene vocación de intervenir sin cesar en África… La solución a los problemas de seguridad en África debe venir de los propios africanos. Hemos hablado de ello todo el fin de semana con los cuarenta jefes de Estado africanos que estaban en París con motivo de la cumbre que Francia ha organizado sobre paz y seguridad en África. Resulta necesario que en el futuro se instaure una fuerza panafricana de reacción a las crisis con nuestro apoyo y el de Europa. Repito, no le corresponde a Francia intervenir en cada ocasión.

P – Pero están mal equipados y no necesariamente formados para dichas operaciones.

R – Pero es la solución.

(…)

P – Sabemos que las intervenciones militares cuestan caro, así que ¿en época de crisis va a suponer sin duda algo más de impuestos para el conjunto de franceses?

R – Es cierto que, en general, las intervenciones tienen un coste. Ésta tendrá un coste mínimo, puesto que utilizamos tropas que ya estaban presentes en los países vecinos. Por otra parte, Europa va a financiarlo todo. También hay que tener en mente el coste que tendría no intervenir. No intervenir resultaría aún más caro. En este tipo de situaciones, no se puede contemplar dejar que las cosas pasen. Más vale que ocurra antes de que la situación se degrade aún más con miles o decenas de miles de muertos. No se trata sólo del aspecto financiero. Francia debe tener una proyección y cumplir con sus deberes internacionales.

P –Las normas económicas que se imponen a África, ¿no habrán reducido el peso del Estado y favorecido la inestabilidad?

R – Es cierto que existe una relación muy estrecha entre seguridad y desarrollo. Si no hay seguridad, no puede haber desarrollo ni inversión. Si no hay desarrollo, no puede haber seguridad, porque la pobreza conlleva inseguridad.

Hay una acción que llevar a cabo en ambos planos. Hay que reforzar la seguridad de estos países, y muchas veces hay que hacerlo a nivel interafricano, porque los países dudan en dedicarle un presupuesto suficiente a la defensa. Al mismo tiempo, hay que favorecer el desarrollo con otros métodos.

P – En cuanto a la República Centroafricana, ¿forma parte de sus objetivos el establecimiento de un régimen estable y legítimo?

R - ¡Sí! Por supuesto, el establecimiento de un régimen estable forma parte de nuestros objetivos y de los de la ONU. En la resolución que pide a los africanos y a Francia que intervengan, hay tanto un aspecto de seguridad como un aspecto humanitario y político relativo a la transición democrática.

La celebración de elecciones estaba fijada para febrero de 2015 como máximo, pero en la conferencia del Elíseo que acaba de celebrarse en presencia del secretario general de Naciones Unidas y de jefes de Estado y de Gobierno africanos, ha habido consenso a la hora de afirmar que la fecha era demasiado lejana y que había que intentar ir más rápido.

La democracia pasa por elecciones, aunque no bastan – porque hay que reconstituir el Estado al mismo tiempo. Pero no se las puede sustituir. Hay que crear las condiciones para que las elecciones sean regulares y justas.

P – Mientras tanto, ¿debe marcharse el presidente Djotodia?

R – Puede que haya habido cierta confusión. Lo que está previsto es que ni el presidente actual, el señor Djotodia, ni el primer ministro, ni ninguno de los miembros del Gobierno actual, ni la Mesa de la Asamblea Nacional, puedan presentarse a las futuras elecciones. Esto lo decidieron los países africanos vecinos, lo aceptó la Unión Africana y lo aceptó la ONU. Así que, cuando se celebren elecciones, esas personas no podrán presentarse. Eso está claro. Mientras tanto, hay un presidente, el señor Djotodia, y un primer ministro, el señor Tiangaye, un Gobierno reconocidos internacionalmente como autoridades de transición. Trabajamos pues con ellos, aunque, evidentemente, ellos mismos y sus interlocutores tienen dificultades.

P - ¡Sí! El presidente es un ex jefe rebelde, recordémoslo.

R - Exactamente. (…)./.

17- Cumbre del Elíseo por la Paz y la Seguridad en África – Rueda de prensa de clausura – Palabras de François Hollande (París, 7 de diciembre de 2013)

(…)

P – La intervención francesa en la República Centroafricana, ha dicho que será rápida, no tiene vocación de durar. Su ministro de Defensa habla de seis meses, algunos dudan ya de ello. ¿A usted seis meses, un año le parece un plazo razonable y más no sería ya posible, hay un límite? Segundo punto en este asunto, ¿la vocación de las fuerzas francesas es desplegarse en el conjunto del territorio centroafricano? Y, en esas condiciones, y es mi tercer punto, ¿son suficientes 1200 hombres? ¿Deberá Francia desplegar más? ¿Es posible? Los abusos continúan en estos mismos instantes.

R - La única pregunta que conviene hacer, la única que me he hecho, ha sido la de intervenir o no intervenir, dejar que se cometan masacres o pararlas, mirar cómo se violenta a mujeres y niños o imponer el cese la carnicería. En cuanto al Consejo de Seguridad – se lo agradezco al secretario general –, en un plazo corto tras la voz de alarma que di en la Asamblea General de Naciones Unidas del mes de septiembre, pudo conseguir que se votara una resolución, la 2127, que da mandato a una fuerza africana para detener a los que cometen este tipo de abusos, devolver la seguridad, proteger a la población, entonces sí, el jueves por la tarde decidí que Francia apoyaría a la fuerza africana.

El jueves por la tarde había 600 militares franceses, el viernes por la tarde había 1000, el sábado por la tarde habrá 1600, que son los efectivos que permanecerán durante el tiempo necesario para la misión. ¿Me pregunta que por cuánto tiempo? La fuerza se desplegará lo más rápidamente posible y en todos los lugares en los que exista un riesgo para la población, con las fuerzas africanas presentes, se cuenta con unos 2500 soldados. Creo que en el corto plazo conseguiremos detener todos los abusos y las masacres. Según la información que tengo, hoy en día hay pocos, cuando las cifras del jueves eran aterradoras, parece ser que hubo 300 muertos.
Segundo tiempo de la misión, desarmar a todas las milicias, a todos los grupos que aterrorizan a la población. Y tercer tiempo de la misión, saludo aquí al Primer Ministro, permitir que las autoridades centroafricanas puedan retomar el control del territorio y garantizar la defensa de la población. Y no nos detendremos ahí aunque no sea necesario un despliegue de tantas fuerzas. Al igual que en Mali, habrá entonces que concluir la operación con la celebración de elecciones.
Haciendo una comparación, que hay que tomarse con mucha prudencia: en Mali se trataba de luchar contra una ofensiva terrorista, con grupos especialmente armados y entrenados que ya ocupaban un territorio. En unos meses, y digo bien, en unos meses, repelimos la ofensiva, la deshicimos y permitimos que Mali recobrara la integridad de su territorio, votara en las elecciones presidenciales, en julio, y la segunda vuelta de las elecciones legislativas se celebrará el 15 de diciembre.

Los efectivos del Ejército francés, como los efectivos, de hecho, de las fuerzas africanas, deberán adaptarse a la nueva situación, y he dicho que se reducirán a lo largo de los próximos meses. ¡Pues nada! En la República Centroafricana hay que golpear con fuerza enseguida. Por ello – y quiero saludar a los soldados y la organización bajo la batuta del ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor de la Defensa – en dos días hay 1600 hombres y los centroafricanos ya pueden respirar.
He tenido conocimiento de que nuestras tropas habían podido ser recibidas en pueblos o ciudades con las muestras de alegría de los centroafricanos, como sucedió ayer en Mali. Nos ven como aquellos que pueden aportar paz y seguridad. Así que una operación que será rápida, una operación que será eficaz, pero que deberá pasar todas las etapas con los africanos, imposibilitar que los grupos que tengan armas hagan uso de ellas, recobrar la estabilidad y permitir la celebración de elecciones libres y pluralistas en el país llegado el momento.

(…)

Puesto que hablo de la República Centroafricana, la única cuestión que temía que me hicieran no era: «¿por qué ha intervenido Francia?», para ésta tengo respuesta, era: «¿por qué Francia se ha arriesgado a intervenir tan tarde?». Porque si no hubiéramos intervenido, anteanoche habría habido más masacres, habría habido más mujeres violentadas, se habría matado a más niños, se habrían cometido abusos en los hospitales, como ya ha ocurrido. (…)./.

(Fuente: página web de la Presidencia de la República)

18- Comunicado de la Presidencia de la República (París, 7 de diciembre de 2013)

El presidente de la República ha reunido una Cumbre de jefes de Estado afectados por la situación en RCA. Han participado el secretario general de Naciones Unidas, el presidente del Consejo Europeo, los presidentes de Chad, la República del Congo, Camerún, Burundi, la República Democrática del Congo, Uganda, Sudán del Sur, el primer ministro centroafricano, los ministros de Asuntos Exteriores de Guinea Ecuatorial, Ruanda, Angola, Etiopía, Sudáfrica y el comisario de Paz y Seguridad de la Unión Africana.

Los jefes de Estado han celebrado la adopción de la resolución 2127 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y han coincidido en la necesidad de aplicarla inmediatamente. La Unión Africana está movilizada y ha desplegado una fuerza africana in situ. Ha decidido que dicha fuerza se componga de 6000 hombres. Francia la apoya con la operación Sangaris, que a día de hoy moviliza a 1600 hombres. Se ha incitado a las autoridades centroafricanas a que pongan en marcha inmediatamente un proceso de desarme y acantonamiento de las milicias y a obrar por una transición política que debe culminar en elecciones lo antes posible.

Todos los jefes de Estado han coincidido en la necesidad de calmar la tensión entre las comunidades religiosas, se han comprometido a obrar en este sentido y han hecho un llamamiento a la comunidad internacional a movilizar los medios necesarios para hacer frente a la situación. Se ha celebrado la importante ayuda de la Unión Europea y los Estados Unidos de América.

Todos los participantes han expresado su deseo de que se convoque lo antes posible una conferencia de proveedores de fondos para hacer frente a la situación de emergencia humanitaria y garantizar un mínimo funcionamiento del Estado centroafricano./.

(Fuente: página web de la Presidencia de la República)

19- Cumbre del Elíseo por la Paz y la Seguridad en África - Palabras del presidente de la República, François Hollande (París, 06/12/2013)

(...)

Pero querría no haber hablado más que de paz, cuando los acontecimientos se aceleran la misma víspera de la Cumbre. Hoy, en el corazón de África, un pueblo está sufriendo. Nos llama. Se trata de la República Centroafricana. No podemos seguir dejando que se produzcan masacres, que se violente a mujeres y niños, que se cometan abusos, también en los hospitales. Hay conflictos interreligiosos que pueden degenerar e instalar, en esta África Central, comportamientos y fenómenos que, por ahora, no tienen cabida.

El Consejo de Seguridad, saludo aquí al secretario de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, acaba de dar mandato a una fuerza africana para restablecer el orden, proteger a la población y garantizar una estabilidad que pueda conducir más tarde a la celebración de elecciones. Y digo celebración de elecciones, porque todo proceso debe conducir a la celebración de elecciones. No existe país que no pueda tener derecho a su vez a poder elegir a sus dirigentes.

Francia ha decidido apoyar a esta fuerza africana. Intervino ayer mismo por la tarde, porque antes de la Cumbre, cuando había un peligro, quise que no cupiera duda sobre las intenciones de Francia, con los africanos, apoyados por los europeos, en el marco de un mandato del Consejo de Seguridad. Este compromiso no sólo es relativo a la seguridad. Debe ser humanitario, también es nuestro deber.

(...)

20- Entrevista a Laurent Fabius en «France Info» (París, 6 de diciembre de 2013)

P – La historia continúa, en especial en África. Esta mañana, señor Ministro, con el arranque de la operación del Ejército francés en este país, ¿cuántos soldados franceses hay esta mañana en la República Centroafricana?

R – Hoy hay algo más de 650, y habrá el doble de aquí a finales de semana.

Ayer, como saben, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la resolución francesa por unanimidad. Ésta contempla que las fuerzas africanas, que forman la MISCA, puedan restablecer la seguridad en el país, con el respaldo de las fuerzas francesas. Es lo que se va a hacer.

Evidentemente, estarán los demás aspectos, entre ellos el humanitario y la transición democrática.

Pensábamos que las tropas se desplegarían el domingo, tras la adopción de la resolución. Pero ayer por la mañana se cometieron abominables abusos. El presidente de la República decidió sabiamente que la operación debía comenzar inmediatamente. Están llegando refuerzos. Esta noche, nuestras tropas han patrullado en Bangui, lo que ha permitido evitar una serie de abusos. Pero no se trata sólo de Bangui, también del resto del país.

P – ¿Es lo que iba a decirle, el objetivo es desplegarse en todo el país?

R – Se va a proceder a un reparto entre las distintas fuerzas africanas y francesas. Las fuerzas francesas van a ocuparse en particular de Bangui y de las dos carreteras, la que sube hacia el Norte, hacia Chad, y la otra, que va hacia Camerún. También habrá elementos que se desplieguen, en coordinación con los africanos – no olvidemos que es en un primer momento responsabilidad de África-, en el resto del país, en especial en Bossangoa, donde se teme que se den muchos abusos.

P - ¿Llegarán a tiempo los militares allí donde ha habido abusos?

R – Es su misión. Recuerdo que el presidente francés fue el primero en dar la voz la alarma sobre la situación en la República Centroafricana en el discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas de septiembre. Afortunadamente, la labor de convicción diplomática se ha hecho, puesto que ahora todo el mundo reconoce que la intervención, que debe ser corta, es absolutamente necesaria. A este respecto, quiero celebrar la reacción de la casi totalidad de los responsables políticos franceses que entienden bien esta necesidad.

P – Una intervención corta, Laurent Fabius, significa…

R – Significa que el objetivo es del orden de seis meses. Después debe tomar el relevo una intervención más amplia de los africanos o de Naciones Unidas. Ban Ki Moon, el secretario general de Naciones Unidas, estará en París en unas horas, tendremos ocasión de hablar con él. Nadie preveía que esta intervención coincidiría con la cumbre del Elíseo sobre Paz y Seguridad en África, en la que participan más de 35 jefes de Estado y de Gobierno africanos, el secretario general de Naciones Unidas, los principales responsables europeos y la Unión Africana. Va a poder hablarse de todo ello, y sobre todo, aprender. Hay algunas situaciones así que ya se han producido en África. No le corresponde a Francia intervenir cada vez.

(...)

21- Declaración del presidente de la República, François Hollande (París, 5 de diciembre de 2013)

Señoras, señores,

La situación en la República Centroafricana se ha tornado alarmante e incluso aterradora. Se están cometiendo masacres en este mismo momento, incluso en los hospitales. Cada día mujeres y niños son violentados y miles de desplazados buscan refugio.

Ante este caos generalizado, el Consejo de Seguridad acaba de adoptar una resolución por unanimidad que da mandato a una fuerza africana para aportar seguridad, restablecer la estabilidad en República Centroafricana y proteger a la población.

Francia apoyará dicha operación. Es su deber: deber de asistencia y solidaridad con un pequeño país, la República Centroafricana, muy lejano, un país amigo, el país más pobre del mundo, un país que nos pide auxilio.

Vista la urgencia, he decidido actuar inmediatamente, desde esta misma tarde, en coordinación con los africanos y el apoyo de los socios europeos. Ya hay 600 militares franceses in situ. Este efectivo se duplicará en unos días, por no decir en unas horas.

Francia no tiene más objetivo que el de salvar vidas humanas. Quiero que se dé toda la información, razón por la cual el Gobierno dará todas las explicaciones posibles al Parlamento a partir de la semana que viene.

Hace un año, en Mali, se llamaba a Francia a luchar contra una invasión terrorista. Lo consiguió. Hoy, en circunstancias muy diferentes, se espera a Francia para evitar una catástrofe humanitaria. Acudirá.

Confío plenamente en nuestros soldados para llevar a cabo la operación. Conozco su sentido del deber, su gran calidad profesional. La intervención será rápida, no tiene vocación de durar. Y estoy seguro de que culminará con éxito.

Iré informando regularmente a los franceses.

Gracias./.

(Fuente: página web de la Presidencia de la República)

22- Adopción de la resolución 2127: explicación de voto de Francia (Nueva York, 5 de diciembre de 2013)

La situación en la República Centroafricana es una tragedia. La población centroafricana en su conjunto, más de 4,5 millones de personas, está sufriendo una crisis humanitaria. Dicha población está aterrorizada por milicianos que se emplean en cometer los peores abusos que hay contra la población: asesinatos, violaciones, saqueos marcan el día a día de miles de mujeres, hombres y niños. El Estado, que se ha derrumbado, ya no está en condiciones de proteger a la población. El país amenaza ya con sumirse en una violencia de tipo interconfesional entre cristianos y musulmanes.

La historia nos muestra lo que puede suceder. La historia nos conduce a evitar lo peor. La historia obliga al Consejo de Seguridad a que actúe. El país corre el riesgo de verse inmerso en el caos, con las consecuencias incontrolables e imprevisibles en toda la subregión. Hay un riesgo de atrocidades masivas, como el secretario general de Naciones Unidas y todas las ONG subrayan sin ambigüedad.

La República Centroafricana era hasta ahora una crisis olvidada. De las que no interesaban a los medios. Pero ante esta crisis, la indiferencia y la inacción no eran una opción. Francia ha considerado que nuestro deber colectivo era el de apoyar la actuación de la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Central para prevenir tales atrocidades masivas.

Es el Presidente de la República Francesa quien, en su intervención ante la Asamblea General del pasado mes de septiembre, fue el primero en dar la voz de alarma y hacer un llamamiento a que el Consejo de Seguridad actuara con decisión. El ministro de Asuntos Exteriores francés, junto a la Unión Europea y Naciones Unidas, organizó una reunión de alto nivel para insistir en la situación de emergencia humanitaria.

Los incidentes de carácter interconfesional que se han vuelto a producir esta mañana en Bangui, con la muerte de varias decenas de civiles, no hacen sino subrayar que ya es hora de actuar.

Por último, la adopción de la resolución 2127 permite tomar las medidas que se esperaban para apoyar a la Unión Africana:

— la Fuerza Africana, la MISCA, se ve dotada de un mandato robusto amparado por el capítulo VII. Le permitirá tomar todas las medidas necesarias para proteger a la población civil y neutralizar a los grupos armados que pudieran negarse a doblegarse a las consignas de acantonamiento y desarme;

— de acuerdo a la petición formulada por la Unión Africana y las autoridades de transición centroafricanas, las Fuerzas Francesas también se ven dotadas de un mandato del Consejo de Seguridad amparado en el capítulo VII para respaldar a la MISCA. Con tal fin, los efectivos de las Fuerzas Francesas se verán reforzados muy próximamente. Francia desea agradecer a todos aquellos socios, en especial a los europeos, que respalden la operación que se llevará a cabo en el marco de dicha resolución;

— Naciones Unidas se encargará de apoyar la movilización financiera en beneficio de la Unión Africana. Subrayo que la Unión Europea, con una contribución de 50 M€, será, como en Somalia, el primer contribuidor en las operaciones de la Unión Africana. Deberán movilizarse otras contribuciones en la próxima celebración de una conferencia de donantes.

De acuerdo a la petición de la Unión Africana y a las recomendaciones del informe del Secretario General, esta resolución prepara el futuro. Pide a la Secretaría que emprenda los preparativos necesarios para el posible despliegue de una Operación de Mantenimiento de la Paz de Naciones Unidas y que prepare un concepto de las operaciones en un plazo máximo de tres meses.

Si bien el restablecimiento de la seguridad es la prioridad, esta resolución también refuerza su actuación en dos ámbitos fundamentales para el futuro de la RCA:

— el apoyo al proceso de transición, en primer lugar. El Consejo recuerda explícitamente la prohibición, para las actuales autoridades de transición, de participar en las elecciones que deben celebrarse como muy tarde de aquí a febrero de 2015. También significa su intención de adoptar sanciones individuales a individuos que supongan una amenaza para el proceso de transición y alimenten así la violencia;

— segundo punto, la lucha contra la violación de los Derechos Humanos. Por iniciativa de Ruanda, se ha creado una Comisión Internacional de Investigación siguiendo el modelo de Darfur. Deberá presentar sus conclusiones en un plazo de seis meses.

Señoras, señores,

El Consejo de Seguridad ha salido de su indiferencia. Asume su responsabilidad para apoyar a los países africanos y a sus organizaciones, que han tenido el valor de ser los primeros en venir en ayuda de una República Centroafricana que llevaba demasiado tiempo abandonada.

Gracias.

(Representación permanente de Francia en las Naciones Unidas)

23- Resolución 2127 (2013) aprobada por el Consejo de Seguridad en su 7072ª sesión, celebrada el 5 de diciembre de 2013

El Consejo de Seguridad,

Recordando sus resoluciones y declaraciones anteriores sobre la República Centroafricana, en particular la resolución 2121 (2013), Reiterando su firme compromiso con la soberanía, la independencia, la
integridad territorial y la unidad de la República Centroafricana y recordando la importancia de los principios de buena vecindad y cooperación regional,

Expresando profunda preocupación por el hecho de que siga deteriorándose en la República Centroafricana la situación de la seguridad, que se caracteriza por el colapso total del orden público, la ausencia del estado de derecho y las tensiones sectarias, y expresando también su grave preocupación por las consecuencias que la inestabilidad de la República Centroafricana puede acarrear para la región de África Central y otros lugares, y destacando a este respecto la necesidad de que la comunidad internacional reaccione con rapidez,
Seriamente preocupado todavía por las violaciones múltiples y cada vez más numerosas del derecho internacional humanitario y las violaciones y los abusos generalizados de los derechos humanos, sobre todo los cometidos por antiguos elementos de Seleka y grupos de milicias, en particular los conocidos como “antibalaka”, incluidos los casos de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, arrestos y detenciones arbitrarios, tortura, violencia sexual contra mujeres y niños, violación, reclutamiento y utilización de niños y ataques contra civiles,

Subrayando su particular preocupación por la nueva dinámica de violencia y represalias y el riesgo de que degenere en una escisión religiosa y étnica del país entero, lo cual podría derivar en una situación incontrolable en la que podrían ocurrir delitos graves contra el derecho internacional, en particular crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, que acarrean graves consecuencias regionales,

Expresando preocupación también ante la capacidad insuficiente de las
instituciones policiales, judiciales y penitenciarias para hacer que los autores de esas violaciones y abusos rindan cuentas de sus actos, (...)

Leer la resolución en su totalidad

24- Entrevista a Laurent Fabius en «RFI» (París, 3 de diciembre de 2013)

(…)

P - Ahora que a finales de semana se va a celebrar la cumbre del Elíseo por la Paz y la Seguridad en África, Francia se dispone a lanzar otra intervención, en concreto en la República Centroafricana. En primer lugar, ¿podría decirnos cuándo empezará la operación? ¿Hay un calendario?

R – En primer lugar, la cumbre promete ser todo un éxito. Más de treinta jefes de Estado y de Gobierno africanos ya han confirmado que viajarán a París por invitación del presidente francés. La cumbre se vertebra alrededor de tres temas: desarrollo económico, clima y seguridad.
Entre los aspectos mencionados, también figurará, naturalmente, la República Centroafricana. Una resolución propuesta por Francia se examinará y se votará en Naciones Unidas. Hay que entenderlo bien: no se tratará en absoluto de la misma operación que en Mali.
El objetivo que perseguimos, junto a las fuerzas africanas – que son prioritarias – consiste en garantizar la protección y la reconstrucción de la República Centroafricana. Esto quiere decir que actuaremos en materia humanitaria, de seguridad y democrática, para que el país se dote de un Gobierno democrático. También se llevará a cabo una actuación en materia de desarrollo. Estaremos con los africanos, que intervienen en el seno de la MISCA, y deseamos actuar en coordinación con la asociación de los europeos.

P - Reconstruir la República Centroafricana quiere decir que entre otras cosas Francia va a forzar a marcharse a Michel Djotodia, el jefe de la coalición rebelde Seleka?

R – El presidente está ahí aunque la Unión Africana no lo haya reconocido. Pero existe un tándem entre el señor Djotodia y el primer ministro, el señor Tiangaye.
En París, el primer ministro centroafricano será quien participe en la cumbre del Elíseo. Las autoridades centroafricanas son transitorias. Naciones Unidas ha dicho que debían celebrarse otras elecciones, como muy tarde en febrero de 2015. Nuestra actuación, la de los africanos primero, la de la MISCA, y de las fuerzas internacionales, va a consistir en restablecer la seguridad, que se ve gravemente amenazada. Consistirá en proteger los derechos humanitarios, porque se producen abusos espantosos. Por último, habrá que preparar el regreso a la democracia y apoyar el funcionamiento de la democracia. En este contexto, de todas maneras, ni el presidente actual ni el Primer Ministro pueden presentarse, esto ha quedado registrado.

P - Hoy existe un riesgo. Ha hablado de implosión en el país, de un grave descontrol en el ámbito del conflicto interreligioso…

R – Sí, pienso que el término implosión es correcto. Algunos han dicho que se trataba de un «no-Estado». Hay que disolver de manera efectiva a Seleka, que está compuesta fundamentalmente por bandas armadas. Hay que tranquilizar a la población, no sólo en Bangui, sino en todo el país. Y hay que evitar esas oposiciones religiosas, que no responden a la tradición centroafricana.

P - Una muy amplia mayoría de cristianos…

R – Sí, exactamente, pero estos últimos tiempos hemos observado enfrentamientos religiosos extremadamente peligrosos. Los líderes religiosos luchan contra ello. En mi viaje a la RCA, vi tanto al líder católico como al protestante y al musulmán. Hay que garantizar la protección y la reconstrucción del país.

P - Con esta intervención, no alcanzará Francia el límite de sus capacidades de proyección?

R - No, primero, porque nuestras fuerzas permanecerán moderadas en número y porque su vocación no es la de permanecer allí en el tiempo. Además, vamos a reducir nuestros efectivos en otras partes del mundo. Como sabe, Francia sigue teniendo el primer Ejército de Europa, con fuerzas de proyección que son muy útiles.
En la cumbre del Elíseo vamos a hablar de forma más amplia de la seguridad en África. Los africanos quieren – y hacen bien – poder dotarse de una fuerza africana de reacción rápida.
El sábado hablaremos específicamente de la República Centroafricana, puesto que Ban Ki Moon, el secretario general de Naciones Unidas, también estará, al igual que otros dirigentes. Habrá pues un aspecto dedicado a la República Centroafricana.

P - Se va a plantear una pregunta con un fondo casi filosófico en la cumbre del Elíseo: ¿es el desarrollo el que posibilita la seguridad o la seguridad la que posibilita el desarrollo?

R – Hay que tener ambas a la vez. Hay que establecer o restablecer la seguridad. Sin ella, nada es posible. Pero, al mismo tiempo, a menudo los abusos que se producen calan en la pobreza. Hay que actuar en materia de seguridad y al mismo tiempo actuar en materia de desarrollo./.

JPEG

25- Entrevista a Laurent Fabius en «France Culture» (París, 26 de noviembre de 2013)

P – Señor Ministro, ¿confirma el envío de tropas a la República Centroafricana?
R – Efectivamente, nuestra presencia va a reforzarse. Para ello esperamos la adaptación de una nueva resolución de Naciones Unidas. Debería producirse la semana que viene. La resolución debería contemplar el refuerzo de las tropas africanas, la MISCA, y el refuerzo de las tropas francesas. En cuanto tengamos la autorización de la comunidad internacional, apoyando a la Unión Africana y a la solicitud de las propias autoridades centroafricanas, procederemos a reforzar nuestra presencia. Anunciaremos las modalidades llegado el momento.
P – ¿Qué hay de la cifra de 800 avanzada por el Primer Ministro centroafricano?
R – Tiene sentido. Simplemente hay que ver que la acción que tenemos que llevar a cabo con el apoyo de nuestros amigos africanos incluye cuatro ámbitos y no sólo uno.
En primer lugar, la seguridad. Es lo que acaba de decir.
En segundo lugar, lo que se refiere al aspecto humanitario, porque la situación es abominable. Dese cuenta de que en algunas partes del país la mortalidad infantil es del 25 % y que, de cinco millones de habitantes, en total sólo son siete los cirujanos.
En tercer lugar, va a haber que trabajar por la transición política, puesto que no existe autoridad política que se haya elegido legalmente.
En cuarto lugar, también habrá que trabajar después en el desarrollo económico.
Estos son los cuatro aspectos que se tratarán a partir de la resolución de Naciones Unidas de la semana que viene.
P – Menciona precisamente la situación humanitaria. Francia y Estados Unidos han hablado de una situación de pre-genocidio, la organización Human Right Watch se niega esta mañana a ir tan lejos.
R – Son observaciones correctas. De hecho, esta tarde recibiré en el Ministerio al conjunto de ONG alrededor de la cuestión de la RCA.
P - ¿Emplea el término genocidio?
R – Se está dando una exacerbación de las oposiciones religiosas. Me lo volvió a confirmar ayer el Primer Ministro centroafricano, al que recibí, y que citó varios ejemplos de un ciclo que, sin duda alguna, hay que detener.
Los rebeldes de Seleka son en su mayoría musulmanes, mientras que la población de la República Centroafricana es mayoritariamente cristiana. Hay que tener pues mucho cuidado para que la oposición entre estos bandidos, por una parte, y la población por otra, no acabe en un enfrentamiento religioso.
Estuve en República Centroafricana hace unas semanas y me entrevisté con las propias autoridades religiosas, las católicas, las musulmanas y las protestantes. Rechazan totalmente esta deriva. Debemos permanecer muy alertas. También se debe tener cuidado con los términos, pero, en cualquier caso, existe un riesgo de implosión absolutamente masivo en todos los ámbitos, con un elemento nuevo: la terrible situación que lleva viviendo la República Centroafricana desde hace años podría afectar a otros países. Hoy en día, si se instalan el vacío y la implosión, todos los países de la región se verán afectados: Chad, los Sudanes, el Congo, Camerún. Como su nombre indica, la República Centroafricana está en el centro de África. Su implosión podría tener consecuencias dramáticas.
Por ello, la comunidad internacional y los africanos afirman con razón que ahora es el momento de intervenir./.

26- Respuesta de Laurent Fabius a una pregunta en la Asamblea Nacional (París, 26 de noviembre de 2013)

Señor Diputado,
Efectivamente, la situación en la República Centroafricana es dramática y le agradezco el apoyo de su grupo.
Formula dos preguntas concretas. En primer lugar, ¿en qué marco jurídico va a situarse la acción de Francia? En el marco de una resolución de Naciones Unidas que debería producirse la próxima semana, bajo el capítulo 7. Hay unanimidad en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se otorgará un mandato tanto a las fuerzas africanas de la MISCA como a Francia.
En segundo lugar, me pregunta qué contactos se han establecido con nuestros socios europeos. Estoy estableciéndolos porque, evidentemente, cuanto mayor sea el apoyo europeo, bajo forma militar, logística y financiera, más rápida, fácil y mayor será nuestra capacidad de actuación. Añado, naturalmente, que en cuanto la resolución de Naciones Unidas se haya adoptado y en cuanto el Gobierno de la República haya tomado su decisión, se consultará al Parlamento de acuerdo a los textos que nos rigen.
¿Cuál es nuestro objetivo en esta operación?
En primer lugar, venir en ayuda de la población centroafricana ante una situación humanitaria abominable. Por otro lado, restablecer la seguridad en un país que está implosionando. Y en tercer lugar, permitir una transición política, porque las autoridades sólo son transitorias. Y en cuarto lugar, llegado el momento, permitir que el desarrollo económico vuelva a activarse.
Francia es fiel a su misión: actúa en ayuda de los africanos, de acuerdo a la legalidad internacional, y trabaja por la paz./.

27- Entrevista al ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, en el diario «Le Figaro» - extractos (París, 26 de noviembre de 2013)

P – La intervención en República Centroafricana es inminente. ¿Cuál será el dispositivo francés?
R – La situación es totalmente distinta a la de Mali. La República Centroafricana (RCA), actualmente, ya no tiene Estado. Grupos rivales se matan entre ellos, se cometen abusos a diario. La situación humanitaria es dramática. El país es una zona sin ley en un cruce estratégico capital entre tres regiones sensibles, el Sahel, la región de los Grandes Lagos y el Cuerno de África. Es un motivo de preocupación para nuestra seguridad, para la de los países vecinos y para la de Europa. Ya se ha adoptado por unanimidad una primera resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU. En unos días, una segunda resolución va a establecer la Misión Internacional de Apoyo a la República Centroafricana (MISCA) para restablecer las condiciones de seguridad en la RCA. Dicha resolución incluirá el apoyo de Francia a la misión de seguridad de la fuerza africana. Actuaremos apoyando a la MISCA./.

28- Tribuna del ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, en el diario «Le Figaro» (París, 25 de noviembre de 2013) : "Impedir una catástrofe en la República Centroafricana"

A lo largo de su joven historia, la República Centroafricana ya ha pasado por momentos oscuros. El país se enfrenta hoy a su peor crisis. En este Estado hundido, regiones enteras del territorio están abandonadas a la violencia de bandas armadas. Saqueos, reclutamiento de niños soldado, pueblos incendiados, violaciones, ejecuciones sumarias: los civiles pagan el precio más alto. Uno de cada diez habitantes ya ha tenido que huir de su hogar. La mortalidad infantil, muy elevada, se sigue agravando. El impacto de la inestabilidad sobre la agricultura alimentaria anuncia una posible crisis en este ámbito. El sistema sanitario está desvencijado, ya se dan epidemias y sólo hay siete cirujanos para cinco millones de habitantes. El clima de miedo se suma a la amenaza inminente de una catástrofe humanitaria.

En un territorio potencialmente rico y terriblemente pobre, donde tradicionalmente existía cierta armonía entre grupos y creyentes de distintas confesiones, se están desarrollando tensiones intercomunitarias e interreligiosas. La hostilidad entre cristianos y musulmanes ya ha causado muchos muertos. Se cierne la amenaza de una espiral de odio que enfrenta a unos habitantes con otros: se debe evitar a cualquier precio.

A este dramático escenario se suma el riesgo de que se desestabilice toda la región. La República «Centroafricana» no se llama así por casualidad: se sitúa en el cruce de la región de los Grandes Lagos con los dos Sudanes, Camerún, Chad y el Congo, entre otros. El continente en su conjunto tendría mucho que perder si se convirtiera en el santuario de grupos armados criminales o terroristas. La experiencia nos enseña lo peligroso que es dejar que se desarrollen «zonas grises», refugios para distintos tráficos y grupos terroristas llegados de otros países africanos o de otras regiones del mundo.
La gravedad de la situación la subrayó el Presidente francés ya en el mes de septiembre ante la Organización de las Naciones Unidas. Los países del centro de África, la Unión Africana están alertados y movilizados. Ni la indiferencia ni la inacción son una opción. ¿Qué hacer?

En primer lugar, fomentar el compromiso de los propios centroafricanos. Las autoridades locales, incluso siendo transitorias, tienen la responsabilidad de garantizar el orden público, proteger a la población civil y luchar contra la impunidad. Deben cumplir sus compromisos: liderar la transición política, organizar elecciones como muy tarde a principios de 2015, tal y como contemplan los acuerdos internacionales. Por su parte, los agentes de la sociedad civil centroafricana, en especial los religiosos, deben seguir movilizándose en favor de la paz civil. Necesitan que se los respalde, tal y como recalcamos junto a la comisaria europea de Asuntos Humanitarios, Kristalina Georgieva, en nuestro reciente viaje conjunto a Bangui.

Se impone un compromiso fuerte de la comunidad internacional. Pasa por un apoyo humanitario inmediato. La Unión Europea y Naciones Unidas se están dedicando a ello. Francia, por sí sola, destina varios millones de euros a acciones humanitarias en los ámbitos de la alimentación y la salud. Estos esfuerzos deben acompañar la actividad de las organizaciones no gubernamentales, entre ellas centroafricanas, que obran con valentía por los más castigados.
Pero la mejora de la situación humanitaria es evidentemente indisociable del restablecimiento, prioritario y urgente, de la seguridad. Todos los agentes, tanto políticos como humanitarios, comparten este pensar. África está en primera línea y ha empezado a intervenir.

Primero, los países vecinos y toda la región: en julio, la Unión Africana decidió desplegar una fuerza africana, la Misión Internacional de Apoyo a la República Centroafricana (MISCA), que Francia respalda y respaldará. La comunidad internacional debe acompañar la ascensión de dicha fuerza, en todos los ámbitos, también garantizando su financiación. La resolución 2121 del Consejo de Seguridad que se adoptó por unanimidad el 10 de octubre constituye una primera etapa. Esta dinámica debe ampliarse con un compromiso colectivo fuerte, en Nueva York, Bruselas y Adís Abeba, por parte de todos los socios a los que les importe el destino de esos millones de mujeres, hombres y niños. El secretario general de Naciones Unidas acaba de informar al Consejo de Seguridad sobre las decisiones que tomar. Otra resolución de la Organización de Naciones Unidas orientada a la acción es inminente.

Francia, con la Unión Africana, ha hecho de la movilización internacional en favor de la República Centroafricana una prioridad. Se trata de prever una situación dramática y acompañar a los centroafricanos y sus socios africanos en su esfuerzo por la República Centroafricana evitando los errores del pasado. No queremos pagar y sufrir mañana el precio, mucho mayor, de la inacción. Francia estará ahí. Respetando el derecho y junto a sus socios, especialmente europeos, actuará para que, un año después del estallido de la rebelión, la República Centroafricana pueda recuperar la esperanza./.


JPEG

29- Enlaces de interés

- Más información en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores

- Embajada de Francia en República Centroafricana (en francés)

- Representación permanente de Francia en las Naciones Unidas en Nueva York

- Ministerio de Defensa - Operación Sangaris (en francés)

Última modificación: 24/04/2014

subir