¿ Por qué y para qué aprender francés ? [fr]

10 buenas razones para aprender francés

1. Una lengua hablada en el mundo entero
Más de 200 millones de personas hablan francés en los cinco continentes. La Francofonía abarca 68 Estados y Gobiernos. El francés es la lengua extranjera que más personas aprenden, después del inglés y la novena lengua más hablada en el mundo.
Es también el único idioma, junto con el inglés, que puede aprenderse en todos los países del mundo. Francia dispone de la mayor red de establecimientos culturales en el extranjero, donde se imparten clases de francés a más de 750.000 personas.

2. Una lengua para encontrar un empleo
Hablar francés e inglés es una ventaja para multiplicar las posibilidades de encontrar un empleo, en el mercado laboral internacional. El conocimiento del francés abre las puertas de las empresas francesas en Francia, al igual que en el extranjero, en todos los países francófonos (Canadá, Suiza, Bélgica y el continente africano). Francia, quinta potencia comercial y tercer país de acogida para las inversiones extranjeras, es un socio económico de primer orden.

3. La lengua de la cultura
El francés es la lengua internacional de la cocina, la moda, el teatro, el arte visual, la danza y la arquitectura. Conocer el francés permite acceder, en versión original, a los grandes textos de la literatura francesa y francófona, pero igualmente al cine y a la música. El francés es la lengua de Victor Hugo, de Molière, de Léopold Sendar Senghor, de Édith Piaf, de Jean-Paul Sartre, de Alain Delon o de Zinedine Zidane.

4. Una lengua para viajar
Francia es el país más visitado del mundo, con más de 70 millones de visitantes por año. Con algunas nociones de francés, resulta mucho más agradable visitar París y todas las regiones de Francia (de la dulzura de la Costa Azul a las cumbres nevadas de los Alpes, pasando por las costas salvajes de Bretaña), pero también entender la cultura, las mentalidades y el arte de vivir a la francesa. El francés es igualmente útil, cuando se visita África, Suiza, Canadá, Mónaco, las Seychelles...

5. Una lengua para estudiar en las universidades francesas
Hablar francés permite, en particular, realizar estudios en Francia, en universidades de prestigio o en las grandes escuelas de comercio y de ingeniería, clasificadas entre los mejores establecimientos de educación superior en Europa y en el mundo. Los alumnos que dominan el francés pueden acceder a becas del gobierno francés para realizar un tercer ciclo de estudios en Francia en todas las disciplinas y obtener un diploma reconocido internacionalmente.

6. La otra lengua de las relaciones internacionales
El francés es, a la vez, lengua de trabajo y lengua oficial en la ONU, en la Unión Europea, en la UNESCO, en la OTAN, en el Comité Olímpico Internacional, en la Cruz Roja Internacional... y en varias instancias jurídicas internacionales. El francés es la lengua de las tres ciudades sede de las instituciones europeas: Estrasburgo, Bruselas y Luxemburgo.

7. Una lengua para abrirse al mundo
Después del inglés y del alemán, el francés es la tercera lengua en Internet, antes que el español. Comprender el francés permite mirar de otro modo el mundo, comunicando con los francófonos de todos los continentes e informarse, gracias a los grandes medios de comunicación internacionales en lengua francesa (TV5, France 24, Radio France Internationale).

8. Una lengua de aprendizaje agradable
El francés es una lengua que resulta fácil aprender. Existen numerosos métodos para aprender francés, divirtiéndose, independientemente de que la persona sea un niño o un adulto. También se puede alcanzar con rapidez un nivel suficiente para comunicar en francés.

9. Una lengua para aprender otras lenguas
Aprender francés ayuda a aprender otras lenguas, en particular lenguas latinas (español, italiano, portugués o rumano), pero también inglés, ya que el francés ha proporcionado más de un 50% del vocabulario inglés actual.

10. La lengua del amor y del espíritu
Aprender francés conlleva, primero, el placer de aprender una lengua bella, rica y melódica, a menudo llamada la lengua del amor. El francés es también una lengua analítica que estructura el pensamiento y desarrolla el espíritu crítico, lo cual es muy útil en las discusiones o en las negociaciones.

17 buenas razones, para los padres y directores de escuela, para elegir el francés

1. Aprender una única lengua no basta
En el mundo actual, hablar una única lengua extranjera no basta. Un alumno que habla varias lenguas multiplica sus oportunidades en el mercado laboral, en su propio país y a escala internacional. Aprender otra lengua es adquirir una riqueza suplementaria y abrirse otros horizontes personales y profesionales.

2. El francés es, junto con el inglés, la única lengua hablada en los cinco continentes
Más de 200 millones de personas hablan francés en los cinco continentes. El francés es una gran lengua de comunicación internacional. Es la lengua extranjera que más personas aprenden, después del inglés y la novena lengua más hablada en el mundo. El francés es también la segunda lengua extranjera que más se enseña en el mundo, después del inglés y en todos los continentes. La Francofonía abarca 68 Estados y Gobiernos. Finalmente, Francia dispone de la mayor red de establecimientos culturales en el extranjero, donde se imparten clases de francés a más de 750.000 personas.

3. Una ventaja para la carrera profesional
Hablar francés e inglés es una ventaja para encontrar un empleo en las numerosas multinacionales francesas y francófonas, en diferentes sectores de actividad (distribución, automóvil, lujo, aeronáutica...). Francia, quinta potencia comercial, atrae a empresarios, investigadores y a los mejores estudiantes extranjeros.

4. El descubrimiento de un universo cultural incomparable
El francés suele considerarse como la lengua de la cultura. Todo curso de francés va acompañado de un viaje cultural al mundo de la moda, de la gastronomía, de las artes, de la arquitectura y de la ciencia. Aprender francés es también acceder, en versión original, a los textos de los grandes escritores franceses como Victor Hugo o Marcel Proust y de poetas tan ilustres como Charles Baudelaire o Jacques Prévert. También es poder entender a actores como Alain Delon o Juliette Binoche... es finalmente tener el placer de comprender y cantar las canciones de Edith Piaf o de Charles Aznavour.

5. Una ventaja para estudiar en Francia
Hablar francés permitir realizar estudios en Francia, en universidades de prestigio (Sorbona, Universidad Pierre et Marie Curie...) o en las grandes escuelas (HEC, Politécnica, ESSEC), a menudo en condiciones financieras muy ventajosas. Los alumnos que dominan el francés pueden igualmente, bajo ciertas condiciones, acceder a becas del gobierno francés para realizar un tercer ciclo de estudios en Francia en todas las disciplinas y obtener un diploma reconocido internacionalmente.

6. Visitar París y Francia
Francia es el país más visitado del mundo, con más de 70 millones de visitantes por año. Con algunas nociones de francés, resulta mucho más agradable visitar París y todas las regiones de Francia (de la dulzura de la Costa Azul a las cumbres nevadas de los Alpes, pasando por las costas salvajes de Bretaña), pero también entender la cultura, las mentalidades y el arte de vivir a la francesa. El francés es igualmente útil, cuando se visita África, Suiza, Canadá, Mónaco, las Seychelles...

7. La lengua de las relaciones internacionales
El francés es, a la vez, lengua de trabajo y lengua oficial en la ONU, en la Unión Europea, en la UNESCO, en la OTAN, en el Comité Olímpico Internacional, en la Cruz Roja Internacional y en varias instancias jurídicas internacionales. El dominio del francés es indispensable para cualquier persona que se proponga hacer carrera en organizaciones internacionales.

8. Una apertura hacia el mundo
Después del inglés y del alemán, el francés es la tercera lengua en Internet, antes que el español. Comprender el francés permite mirar de otro modo el mundo, comunicando con los francófonos de todos los continentes e informarse, gracias a los grandes medios de comunicación internacionales en lengua francesa (TV5, France 24, Radio France Internationale).

9. Una lengua para pensar y debatir
El francés es una lengua analítica que estructura el pensamiento y desarrolla el espíritu crítico. Es la lengua de los grandes filósofos (Descartes, Sartre o Derrida) y de científicos de renombre (Pierre y Marie Curie, Pasteur, Georges Charpak...). Al aprender francés, el niño aprende también a argumentar y a presentar diferentes puntos de vista, lo cual resulta muy útil en las discusiones o en las negociaciones.

10. La lengua de la "Ilustración"
El francés es la lengua de los ideales universalistas, desarrollados por los filósofos del siglo de las “Luces”, quienes hicieron brillar la idea de los Derechos Humanos en el mundo.

11. El francés es una lengua de aprendizaje agradable
Contrariamente a los clichés, el francés no es una lengua difícil. Es una lengua que exige una cierta precisión, pero su riqueza permite expresar una multitud de matices y después de algunas lecciones, se puede comunicar muy rápido en francés. Existen numerosos métodos para aprender francés, divirtiéndose, a partir de los primeros años en la escuela. Los alumnos también aprecian el francés porque es una lengua dulce, melódica y romántica.

12. Una lengua para aprender otras lenguas
Aprender francés ayuda a aprender otras lenguas, en particular lenguas latinas (español, italiano, portugués o rumano), pero también inglés, ya que el francés ha proporcionado más de un 50% del vocabulario inglés actual.

13. Una enseñanza de calidad
Los profesores de francés son conocidos por su dinamismo, su ingenio y su exigencia. Puesto que los franceses tienen una reputación de excelencia, los alumnos suelen estar motivados y tener un buen nivel. Además, Francia participa de forma activa en la formación continua de profesores de francés en el extranjero, con el fin de que la enseñanza impartida siempre sea de calidad.

14. Una lengua creativa
El francés suele hablarse en los escenarios de teatro. Los profesores montan espectáculos en francés y hacen que sus alumnos participen en festivales de teatro francófono. Aprender francés ayuda al niño a expresarse y a sentirse seguro de sí mismo, ante los demás. Los alumnos también aprenden el francés, con canciones, gracias a un repertorio inagotable de cantantes de ayer y de hoy.

15. Múltiples posibilidades de intercambios
Los alumnos pueden entrar en contacto con francófonos de su misma edad. Las posibilidades de intercambio son numerosas, ya sea por correo o por Internet. Los tipos de estancias en Francia son variados y permiten vivir experiencias enriquecedoras. Existen miles de hermanamientos entre establecimientos franceses y escuelas del mundo entero que permiten tejer vínculos con la primera red educativa del mundo.

16. La enseñanza francesa en el extranjero, un dispositivo único en el mundo
430 establecimientos escolares franceses, en 130 países acogen a más de 235.000 alumnos, un 56% de ellos extranjeros, lo cual constituye la originalidad de la red de escuelas francesas en el extranjero.

17. Promover la diversidad lingüística
Hablar francés contribuye, de modo notable, a proteger la diversidad lingüística en el mundo y evita la generalización exclusiva de una única lengua en la época de la mundialización.

Última modificación: 14/09/2007

subir