Observación astronómica: CNRS y ONERA fortalecen su colaboración para afrontar los retos del futuro E-ELT

Pascale Delecluse, directora del Instituto Nacional de Ciencias del Universo (INSU) del CNRS y Thierry Michal, Director Técnico General del ONERA, firmaron el jueves 8 de octubre un acuerdo para fortalecer la cooperación científica y tecnológica en el ámbito de la óptica adaptativa para la observación astronómica. El objetivo es el desarrollo de acciones comunes para la instrumentación de los telescopios VLT (Very Large Telescopes) operados por el Observatorio Europeo Austral (ESO), y en particular realizar conjuntamente los sistemas de óptica adaptativa del E-ELT (European Extremely Large Telescope).

Esta asociación entre ONERA (Oficina Nacional de Estudios e Investigación Espaciales) y el CNRS INSU (Instituto Nacional de las Ciencias del Universo) prevé, para un período de 10 años renovable, que varios equipos integrados por ambas instituciones pongan en común sus investigaciones para lograr los primeros sistemas de óptica adaptativa (OA) del futuro E-ELT. Con una resolución 10 veces mayor que la de Hubble, el E-ELT y sus instrumentos científicos, todos equipados con óptica adaptativa (OA), será en 2025 el telescopio más potente del mundo. El diseño y desarrollo de estos OA representarán un desafío científico y tecnológico incluso mayor al que ha permitido realizar el instrumento SPHERE que equipa actialmente el Very Large Telescope (VLT) en Chile, un instrumento ya diseñado conjuntamente por los equipos del CNRS y de ONERA.

La primera aplicación concreta de este convenio es la realización de los dos módulos de óptica adaptativa de HARMONI (High Angular Resolution Monolithic Optical and Nearinfrared Integral field spectrograph), uno de los tres primeros instrumentos del E-ELT. Este objetivo es apoyado por un equipo integrado en Marsella que reúne a investigadores, ingenieros y técnicos del Laboratorio de Astrofísica de Marsella (LMA) y de ONERA. El objetivo de sus investigaciones es hacer posible la observación de las primeras estrellas y galaxias del universo, el estudio de las supernovas (explosión de una estrella en fin de vida) esenciales o incluso la caracterización de las atmósferas alrededor de los planetas extrasolares.

La firma de este acuerdo entre el CNRS INSU y ONERA marca la renovación y el fortalecimiento de una aventura común iniciada hace más de 30 años, y que ya ha dado lugar a varios logros mundiales, desde el instrumento COME-ON en 1989 hasta el éxito actual de SPHERE en el VLT.

Fuente : CNRS - http://www2.cnrs.fr/presse/communique/4251.htm

Última modificación: 25/11/2015

subir