Lanzamiento de un consorcio de investigación e innovación para consolidar el sector del control biológico francés

A iniciativa del Instituto Nacional de Investigación Agronómica francés (INRA), varios agentes públicos y privados de I+D+i se asocian para crear un consorcio público-privado sobre control biológico. La iniciativa se corresponde con una de las cinco prioridades temáticas del plan «Agricultura – Innovación 2025», que anunciaron el 20 de febrero de 2015 la ministra de Educación Nacional, el ministro de Agricultura, Sector Agroalimentario y Bosques y la secretaria de Estado de Educación Superior e Investigación. Su objetivo consiste en coordinar a los distintos agentes del control biológico con el doble objetivo de ofrecer métodos alternativos en materia fitosanitaria a los usuarios, a los agricultores en primer lugar, y contribuir a consolidar el sector del control biológico de Francia, una fuente de riqueza y empleo.

JPEG

El control biológico abarca los métodos de protección de cultivos que se basan en el recurso a las interacciones entre organismos vivos, ya se trate de macroorganismos (vertebrados, invertebrados, nematodos, etc.), de microorganismos (virus, bacterias u hongos), de mediadores químicos (feromonas) o de sustancias naturales de origen mineral, vegetal o animal…

Esta ambición exige un esfuerzo coordinado por parte de los distintos agentes de investigación, investigación-desarrollo e innovación. Para ello, conviene no limitarse únicamente a los productos de control biológico, sino ampliar el perímetro de actuación a las condiciones de inclusión de soluciones de control biológico en los sistemas de cultivo, a las herramientas de ayuda en la toma de decisiones y al asesoramiento. También conviene poner en común la vigilancia científica, tecnológica y reglamentaria.

La industria francesa de control biológico registró en 2013 un volumen de negocio de 110 millones de euros y generó más de 5500 puestos de trabajo, directos e indirectos. Esta iniciativa debería permitir que, de aquí a 2020, la parte del control biológico pase a ser del 15 % del mercado francés en protección de los cultivos (hoy es del 5 %) y a cuadruplicar los puestos de trabajo generados por dicha industria.

Conseguir un menor recurso a los productos fitosanitarios manteniendo la producción agrícola y los resultados económicos de las explotaciones agrícolas constituye un desafío de gran envergadura. Francia se ha propuesto aceptarlo en el marco del plan nacional EcoPhyto, que se está redefiniendo. Para enfrentarse a dicho desafío, habrá que combinar soluciones muy diversas, desde la selección de las variedades hasta un cambio en las prácticas y los sistemas de producción agrícola, como la prolongación de las rotaciones de cultivos y la diversificación de los mismos o el recurso a métodos de control biológico, enmarcado ya en la lucha integrada.

Para el éxito del proyecto agroecológico, «la alternativa a los pesticidas es un reto crucial y recurrir al control biológico, una magnífica oportunidad para los agricultores así como para las empresas francesas, a las que ofrece oportunidades económicas prometedoras», declaró Stéphane Le Foll.

Los integrantes del consorcio :

  • Agentes investigadores
    - INRA (Instituto Nacional de Investigación Agronómica)
    - CIRAD (Centro de Cooperación Internacional de Investigación Agronómica para el Desarrollo) Agentes de I+D
    - ACTA (Red de Institutos de los Sectores Animal y Vegetal)
  • Ministerio
    - MAAF (Ministerio de Agricultura, Sector Agroalimentario y Bosques/Dirección General de la Alimentación)
  • Asociación profesional
    - IBMA France (International Biocontrol Manufacturers’ Association – France)
  • Industriales
    - BASF
    - Bayer
    - Goëmar
    - InVivo
    - Koppert France
    - Lesaffre
    - De Sangosse
    - Syngenta

Última modificación: 11/03/2015

subir