La franquicia a la francesa, un modelo atractivo [fr]

La franquicia francesa está en plena expansión y multiplica sus éxitos en el mundo.

Un sector en pleno auge

JPEG La franquicia francesa está en plena expansión. Líder europeo, sus redes se han duplicado en los últimos diez años. La progresión es constante, del 8 al 11 % en cinco años. El número de franquiciados crece de un 5 a un 10 % cada año. En 2012, se calcula que había 1658 redes, con un volumen de negocio de 50 680 millones de euros (frente a 47 880 millones en 2011).

El sector es muy estable: el 84 % de las redes siguen perteneciendo a su fundador. Deja patente una auténtica capacidad de innovación: de cada diez franquicias, más de nueve han incitado a sus franquiciados a desarrollar nuevos productos y servicios. Con la consiguiente creación de empleo. Los 65 059 puntos de venta dan trabajo a 323 497 personas y cada tienda franquiciada cuenta con por lo menos 5,6 empleados.

Los sectores más dinámicos son: equipamiento personal y para el hogar, hostelería, alimentación y peluquería. Representan el 60 % del volumen de negocio global de la franquicia gracias, en particular, a la continua progresión de la restauración rápida y el comercio alimentario. Otro sector que tiene un crecimiento reciente aunque espectacular son los servicios personales, como franquicias multiservicio o especializadas, especialmente, en el ámbito de la ayuda a domicilio para los mayores.

Un auténtico éxito internacional

El modelo de franquicia a la francesa se exporta bien. Los agentes del sector han participado ampliamente para que este concepto se desarrolle en el extranjero. En España, Portugal y también en Marruecos o el Líbano, la Federación Francesa de la Franquicia (FFF) ha logrado crear federaciones nacionales. Por otra parte, casi la tercera parte de las franquicias francesas están ya implantadas en el extranjero. Según una encuesta reciente de la FFF, el 24 % de las redes están presentes en Europa, el 14 % en África, el 9 % en Asia, zona de gran crecimiento, el 9 % en Oriente Medio y el 6 % en Norteamérica.

Esta internacionalización atañe en primer lugar a las grandes marcas, que se apoyan en su experiencia y notoriedad. En el sector del equipamiento personal (ropa, calzado), más de cien redes franceses están presentes en el extranjero. Otros sectores en expansión son la panadería, la restauración, los servicios, la peluquería y el lujo.

Las franquicias francesas suelen preferir, no obstante, estar bien implantadas en Francia antes de cruzar fronteras. La primera franquicia de la red inmobiliaria Solvimo llegó a Miami cuando la marca disponía ya de 160 agencias en Francia. Pero, por ejemplo, la joven marca de calzado Finsbury pensó en una presencia internacional al crear su modelo. También ocurre con frecuencia que inversores extranjeros tomen contacto con las franquicias porque les interesa el concepto. Cabe citar al especialista en complementos Lollipops, que sólo había abierto tres tiendas en Fracnai cuando le solicitó un socio extranjero apenas dos años después de haber lanzado la marca.

La expansión internacional se traduce en joint-venture (la red y la franquicia extranjera se asocian) en el 9 % de los casos, o en franquicias directas (la red trata directamente con el franquiciado) en el 37 % de los casos. El 42 % de las redes prefiere organizarse en máster franquicia (un inversor adquiere los derechos para todo un país). Por ejemplo, 5 à Sec, que tiene 1900 tintorerías en una treintena de países, sigue desarrollándose a nivel internacional fundamentalmente bajo esta forma.

En su estrategia internacional, las redes tienen que adaptarse a las especificidades locales: para implantarse en Estados Unidos, las franquicias inmobiliarias han tenido que acostumbrarse a trabajar no con empleados sino con una multitud de agentes comerciales… Las franquicias de automóviles, como Midas o Point S, han tenido que tener en cuenta diversas normas medioambientales para instalarse. También suele ser necesario adaptar los contratos a normativas distintas, y considerar las disponibilidades, gustos y tendencias del consumo local. Happy no vende los mismos ramos de flores en Japón que en Francia; Planet Sushi no diseña sus restaurantes ni elabora sus platos del mismo modo en Ibiza que en París. Esta adaptación comercial es a veces transfronteriza: para adaptar su gama, Lollipops ha pensado en zonas de consumo que a veces incluyen a varios países.

- Más información: www.franchise-fff.com


- Volumen de negocio en 2012: 50 680 millones de euros
- 1658 redes franquiciadas
- 323 497 empleados en Francia
- Fuerte implantación en el extranjero

Última modificación: 12/11/2013

subir