La diplomacia económica según Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores [fr]

Entrevista a Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores, en la publicación mensual «La Revue Parlementaire» (París, 1 de enero de 2014)

P - ¿En qué consiste la diplomacia económica que el Ministerio ha convertido en una de sus prioridades?

R - La diplomacia económica consiste en movilizar a la red diplomática francesa, su influencia y sus herramientas al servicio de los intereses económicos franceses.

Constituye la contribución del Quai d’Orsay a la recuperación económica de Francia, prioridad que todos los ministerios deben aplicar.

Adaptamos la red diplomática al importante reto que representan para Francia la globalización y la crisis: su puesto y su lugar en el mundo no pueden seguir desconectados de su potencia económica de forma prolongada. De ello depende también la solidez de nuestro modelo social y nuestro pacto republicano.

¿Cómo conseguir que Francia salga ganando en el contexto de la globalización? He aquí una cuestión a la que he querido que el Quai d’Orsay contribuya con soluciones concretas, operativas y eficaces.

P - ¿Cuáles son los medios desplegados para su puesta en marcha?

R - La diplomacia económica conlleva la adaptación de nuestro dispositivo para posibilitar un apoyo a nuestros intereses económicos reforzado a la vez que en sintonía con los cambios mundiales.
La adaptación se hace mediante una reorganización de los recursos, sin costes adicionales y dentro del marco presupuestario fijado en el Ministerio. Se redistribuirán efectivos en los países emergentes con gran potencial y en París se han reunido distintos equipos para crear una dirección de empresas.

De manera más global, fuera del Quai d’Orsay también se aprecia el efecto palanca, porque la diplomacia económica permite coordinar un dispositivo interministerial de apoyo a las empresas que hasta ahora estaba demasiado parcelado:

- en el extranjero, con el consejo económico que ya está instaurado en las embajadas (todos los servicios y operadores implicados se coordinan con las empresas bajo presidencia del embajador),

- en París, con la coordinación, por parte del Quai d’Orsay, de un plan de acción interministerial por embajada, elaborado con todos los ministerios competentes.

Otros dos ejemplos concretos sobre el refuerzo de la coordinación gracias a la diplomacia económica:

- unos diez voluntariados internacionales (VIA) se están desplegando en las «representaciones huérfanas» más dinámicas, aquellas representaciones diplomáticas en las que no está presente la red económica;

- unos diez expertos en innovación están repartiéndose por los países con más futuro para nuestra cooperación en materia tecnológica, en especial para apoyar el desarrollo internacional de nuestros centros de competitividad.

P – ¿Actualmente hay países, zonas geográficas identificadas como objetivos para intensificar los intercambios?

R - La diplomacia económica tiene por objeto mejorar las relaciones económicas, comerciales y financieras con todos nuestros socios, adaptando nuestra estrategia a las necesidades, al potencial y al estado de nuestra relación con cada uno de ellos.
Puesto que la iniciativa lanzada es interministerial por naturaleza, se basa en el estudio de Hacienda, que identifica sectores con futuro para la oferta francesa en unos cuarenta países, y todas las embajadas cuentan con un plan de acción interministerial que implica a todos los servicios de la embajada.

Hay distintos dispositivos:

- He nombrado a nueve representantes especiales para que sigan la relación económica con un gran país o una región emergente que conozcan en profundidad y para la que un apoyo político de alto nivel puede resultar decisivo. Martine Aubry para China, Louis Schweitzer para Japón, Jean-Pierre Raffarin para Argelia, Jean-Charles Naouri para Brasil, Jean-Pierre Chevènement para Rusia, Alain Richard para los Balcanes, Paul Hermelin para India, Pierre Sellal para los Emiratos Árabes Unidos y Philippe Faure para México.

- En los países con un tráfico comercial con Francia de más de 50 millones de euros: las embajadas (hay más de 120 representaciones afectadas) han creado un Consejo Económico que reúne alrededor del embajador y a la par a las empresas privadas correspondientes y a los miembros del «equipo France de la exportación» (servicios económicos, oficinas de Ubifrance, de la Agencia Francesa de Inversiones Internacionales, cámaras de comercio e industria...).

- se están lanzando 6 clubs-país para los nuevos países emergentes no cubiertos por el dispositivo de representantes especiales.

P - ¿Tiene ya resultados que atribuirle a nuestra diplomacia económica?

R – Sí, y el balance del año 2013 muestra que este nuevo dispositivo responde a las necesidades de nuestras empresas, que aprecian que se trate de forma global el conjunto de los retos a los que se enfrentan. Todos los dispositivos nuevos mencionados han dado ya resultados concretos. Algunos ejemplos, insistiendo en que un resultado positivo es un conjunto que, en general, tiene varias causas.

- El Sr. Faure, representante especial para México, ha posibilitado a corto plazo que en el Quai d’Orsay se firme un contrato para la creación de la mayor granja solar para beneficio de un consorcio francés, la creación de un fondo de inversión franco-mexicano en el ámbito de la aeronáutica que reúne a grandes grupos (Airbus, Thalès...) y pymes y la instauración del consejo estratégico franco-mexicano, que reúne a personalidades públicas y privadas.

- Alstom se hizo con el contrato de venta de 3600 vagones distribuidos en 600 trenes en Sudáfrica por más de cuatro mil millones de euros el pasado 17 de octubre. La embajada y la administración central, con la empresa, llevaban preparándolo nueve meses y fue posible cerrarlo durante la visita de Estado del Presidente de la República;

- la embajada de Francia en Estados Unidos y el consulado general de Los Angeles han vuelto a crear una Cámara de Comercio Franco-Estadounidense en esta ciudad económicamente dinámica;

- el seguimiento de la cooperación económica de Francia y el Reino de Arabia Saudí, que decidieron el Rey de Arabia Saudí y el Presidente de la República en su visita oficial, se nos confió al ministro de Finanzas saudí y a mí mismo, para reforzar de forma duradera nuestras relaciones económicas. La financiación se concentrará en tres sectores principales: proyectos de infraestructuras, en especial en el ámbito del transporte ferroviario, crédito para la exportación y otros proyectos industriales innovadores.

- Mi viaje a Mongolia con vocación económica del 25 de octubre de 2013 permitió por ejemplo retomar las relaciones económicas de nuestros dos países, con varios contratos importantes para nuestras empresas (GDF Suez, Areva, Schneider Electric y también Egis y Merial).

P - La promoción del «destino Francia» para desarrollar las inversiones extranjeras es una de las misiones de la diplomacia económica. Sin embargo, 50 dirigentes de filiales extranjeras implantadas en Francia recientemente dieron la voz de alarma explicando que les costaba convencer a sus casas madre de implantarse en Francia. ¿Cómo puede tranquilizarlas?

R –Con razón hace hincapié en el reto estratégico que el atractivo de Francia representa para el país, tanto el económico como el financiero, y también el humano, ya se trate de empresarios, turistas o talentos. A pesar de las evidentes ventajas de nuestro país, nuestra imagen se ve maltratada con frecuencia en el mundo.

Desde 2012, se ha hecho mucho para mejorar nuestro atractivo: el pacto por el crecimiento, la competitividad y el empleo, el plan para la inversión de futuro; la creación del BPI; los acuerdos sobre protección del empleo y, más recientemente, sobre la formación profesional; los planes sectoriales para la nueva Francia industrial o la reforma del Estado con la MAP [Modernización de la Acción Pública] y el choque de simplificación. Las medidas son positivas. En su mayoría son operativas, en especial el crédito de impuesto competitividad-empleo.

Están previstas más mejoras, como el pacto de responsabilidad propuesto por el Presidente de la República.

Competitividad, atractivo, ahorro, es el triángulo de la imprescindible recuperación, todos debemos aportar nuestro grano de arena, incluido, por supuesto, el Quai d’Orsay. En 2014, el Quai d’Orsay intensificará su acción por del atractivo del país (imagen de Francia innovadora y marca Francia, visados, acogida, etc.)./.

- Ministerio de Asuntos Exteriores

Última modificación: 17/02/2015

subir