La carretera de 5ª generación próximamente en pruebas en la región parisina

Después del camino, de la vía asfaltada romana, de la carretera pavimentada y de la autopista, llega ya la carretera de 5ª generación. Dotada de varias innovaciones, esta carretera será capaz de producir y transportar energía gracias a un sistema de intercambios entre los vehículos que circulen en ella, la infraestructura y el responsable de la red.

Se trata pues de un verdadero concentrado de innovaciones. Gracias a sus microsensores, la carretera será efectivamente comunicante. También será capaz de recuperar energía durante el día para utilizarla por la noche. Y también se compondrá de materiales reciclables capaces de autodiagnosticarse y autorepararse.
Se ha firmado un acuerdo para oficializar su construcción entre el Departamento de Seine-et-Marne, el Instituto Francés de Ciencias y Tecnologías de Transportes, Fomento y Redes (Ifsttar) y el establecimiento público de fomento Epamarne.

La carretera evolutiva - Una carretera modular, sin carbón y eficiente en el uso de recursos naturales

Los ingenieros de materiales y estructuras están concibiendo unas calzadas de larga vida útil para las carreteras con una circulación importante. Gracias a unos materiales muy resistentes, sus capas de rodadura permitirán evitar el coste de las operaciones de mantenimiento, que incluye el coste de los retrasos ocasionados a los usuarios, especialmente en caso de congestión de tráfico. Aunque sean más caras en la construcción, estas técnicas, a base de betún-epoxi o de revestimiento hidráulico con fibra pavimentado, permitirán que solo se renueven las superficies de rodadura cada treinta años. Se generalizará la utilización de residuos o subproductos como materiales de obras públicas, que se desarrolló con el auge de la red vial en los "treinta años gloriosos". Los profesionales de la carretera, que se han pronunciado a favor de una tasa media de reciclado de los productos bituminosos de 60% para el año 2012, proseguirán sus acciones para la reducción de la huella de carbono en las carreteras. Con la ayuda de procedimientos innovadores, ya es posible obtener una tasa de reciclado con imprimación de hasta 100%. Estas buenas prácticas permitirán volverán a favorecer el ahorro de los recursos naturales en granulados, la reducción de los volúmenes de almacenamiento de los residuos inertes y de los volúmenes transportados.

En el medio urbano, los laboratorios conciben capas de rodadura a la vez adherentes, descontaminantes, silenciosas y estructuras de calzada modulares que permiten incluir o facilitar el acceso a las diferentes redes. La expresión más lograda de esta técnica de construcción será una carretera prefabricada a la que se le podrán quitar las partes defectuosas para repararlas en condiciones controladas en aras de su futura reutilización.

La carretera con una contribución medioambiental positiva - Una carretera con energía positiva

Las carreteras recogerán y almacenarán energía térmica y eléctrica gracias a turbinas eólicas dispuestas en las proximidades, a centrales geotérmicas enterradas bajo su superficie, a centrales fotovoltaicas instaladas en sus inmediaciones o en su superficie.

Esa energía podrá regular la temperatura de la calzada para autodescarcharla en invierno y enfriarla en verano, para alimentar sus propios equipos de señalización, de tráfico y de telecomunicaciones. El excedente de energía se distribuirá por las redes eléctricas o alimentará a los vehículos eléctricos en los puntos de recarga, o incluso se hará directamente circulando por soluciones de recarga sin contacto.
De esta forma, la carretera estará conectada a las redes eléctricas inteligentes y permitirá mitigar los picos de producción y de consumo produciendo o almacenando energía de forma eficaz.

La carretera cooperativa - Una carretera cibernética conectada a los diferentes usuarios

La introducción de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación en los transportes por carretera no es nada nuevo. Desde finales de los años 1980 se desarrollan los sistemas de transportes inteligentes (STI). Los años 1990 vieron el advenimiento de la información vial y de la gestión del tráfico. En cuanto a la primera década del año 2000, se caracteriza por las preocupaciones de seguridad vial y la interoperabilidad de los sistemas. Estos últimos años hemos visto emerger las problemáticas de la movilidad sostenible y de la intermodalidad.

En un futuro cercano, los centros de gestión de la movilidad (peaje, transportes públicos, tráfico, aparcamiento, etc.), las unidades de borde de carretera (UBR) y los móviles estarán interconectados permanentemente y en tiempo real. Con los datos generados se podrán lanzar nuevos servicios de movilidad y los gestores de las redes desempeñarán un papel clave en la regulación de los mismos, reduciendo así la congestión a un nivel aceptable.

El mantenimiento de las infraestructuras se beneficiarán de estas redes de información ubicuas. El diagnóstico de la superficie de rodadura se hará con la ayuda de unos sensores dispuestos en vehículos, mientras que las calzadas estarán instrumentadas por redes de sensores. Éstos permitirán identificar leyes de comportamiento de las estructuras de la calzada capaces de predecir degradaciones estructurales.

Las carreteras del futuro estarán libres de carbono, contarán con energía positiva y estarán conectadas, es decir, que desempeñarán un papel de transición energética en materia de movilidad. Sin embargo, aún falta por desplegar el conjunto de estas soluciones prometedoras, y hoy parece más difícil que hace unos años.

PNG
Créditos IFSTTAR

Fuente : http://www.decideursenregion.fr/Ile-de-France/Innover-En-Region/secteur-public/technologies/La-route-du-futur-bientot-testee-en-Seine-et-Marne

Última modificación: 08/01/2015

subir