La “Nueva Francia Industrial”: los primeros 5 proyectos para la transición energética

PNG
El programa “Nueva Francia Industrial” fue iniciado en septiembre del 2013 para definir las prioridades de la política industrial francesa. Consiste en 34 planes sectoriales, seleccionados a partir de tres criterios:

- Existencia de un mercado en crecimiento o con fuertes perspectivas de crecimiento en la economía mundial;

- Sector basado fundamentalmente en tecnologías dominadas por Francia, en su distribución en la economía y el desarrollo de una nueva oferta industrial;

- Posición fuerte de Francia en este mercado con empresas líderes, o existencia de un ecosistema académico, económico, tecnológico e industrial, que permita ocupar una posición fuerte.

Cinco de estos 34 planes, que están relacionados con la transición energética, ya tienen su hoja de ruta, la cual fue presentada el pasado 14 de marzo:

- El coche para todos con un consumo de menos de 2 litros por cien kilómetros

El objetivo de producir vehículos que consumen menos de 2 litros en 100 km, pero con un precio asequible para el mayor número posible de compradores es un verdadero desafío. Se trata de conseguir unas emisiones medias de alrededor de 50 g de CO2 por kilómetro, mientras que en 2012 las emisiones medias de CO2 de los vehículos nuevos vendidos en Europa superaban los 130 gramos por kilómetro.

El Plan para los 2 l/100 km pasa inicialmente a través de la elaboración de componentes tecnológicos para lograr avances en la reducción de CO2 a un coste aceptable para el cliente. Los primeros componentes serán industrializados para el año 2017, y esto hará que sea posible la comercialización masiva de los primeros vehículos de 2 l/100 km para el año 2020.

El plan reúne a toda la industria del automóvil y va mucho más allá: las grandes empresas, las PYMES, las empresas de tamaño intermediario (ETI), los laboratorios públicos... más de 160 entidades han expresado su interés de formar parte del programa de investigación sobre estos temas. Se calcula que la inversión total en I + D alcanzará un valor que rondará los 1.000 millones de euros durante los próximos cinco años. El Estado francés apoya estos esfuerzos, en particular mediante el programa “inversión de futuro” poniendo en marcha una nueva convocatoria de proyectos con un presupuesto de 250 millones de euros.

En el “Mundial del Automóvil” de 2014, se dará un primer paso concreto con la presentación, por parte de los constructores franceses, de prototipos de vehículos utilizados para soportar las tecnologías necesarias para alcanzar el objetivo de 2 l/100 km.

- El avión eléctrico

En 2030, decenas de miles de nuevos aviones estarán en servicio en todo el mundo, y esto generará una necesidad de formación de 500.000 pilotos. Francia debe aprovechar esta oportunidad para promover su saber hacer industrial y la formación. El país es capaz de alcanzar este nuevo paso tecnológico que necesita el sector de la aviación para responder a este crecimiento mientras contribuye a la transición energética.

El plan sienta las bases para la aviación comercial con motorización híbrida y eléctrica en una visión a largo plazo. Su objetivo es permitir que los actores de este sector industrial en Francia adquieran nuevas competencias en las tecnologías asociadas, como el almacenamiento y la gestión de la energía eléctrica a bordo, para su aplicación progresiva a aviones cada vez más grandes.

El plan se estructura en torno a un proyecto de avión-escuela de dos plazas, completamente eléctrico, el "e- Fan". Con el desarrollo y la industrialización del “e- Fan”, que todavía es un prototipo, también se pretende favorecer la emergencia en Francia de un nuevo sector competitivo en el mercado de aviones ligeros dedicados a la formación inicial de los pilotos.

El Estado ha supervisado la colaboración de los socios con Airbus Group, que formará un consorcio junto con empresas, organismos de investigación y escuelas de formación para reunir las competencias que permitirán superar los obstáculos técnicos y poner en el mercado el “e-Fan” dentro de 4 o 5 años. La gestión de este proyecto se realizará por una filial de Airbus Group dedicada a la aviación eléctrica, VoltAir. El proyecto dará lugar a la construcción de la fábrica de Aquitania para el montaje del “e-Fan”, basado en una alianza de producción con las PYMES locales

- El satélite con propulsión eléctrica

Se calcula que para el año 2020, el mercado de los satélites será compartido entre los satélites con propulsión química convencional y satélites con propulsión eléctrica o híbrida, con una perspectiva de crecimiento importante de esa última tecnología para los años siguientes. Francia, que destaca en el sector de satélites geoestacionarios o de telecomunicaciones, debe adquirir el control total de la tecnología de propulsión eléctrica.

El objetivo del plan es posicionar a los fabricantes franceses como líderes mundiales. Implementado por la agencia espacial francesa, el CNES, en representación del Estado, se estructura en torno a dos acciones principales:

- permitir la adaptación de las plataformas de satélites geoestacionarios de los dos fabricantes, Airbus y Thales, para el uso de la propulsión eléctrica en la puesta y mantenimiento en órbita. Estos proyectos deberán permitir la venta de satélites de propulsión eléctrica a partir de 2015 y el primer lanzamiento de un satélite de este tipo en 2017;
- desarrollar el propulsor eléctrico de alta potencia “PPS 5000” de Snecma

La industria francesa tendrá que disponer de un propulsor apto para para la configuración de uso más exigente en 2017, con vistas a un primer lanzamiento en 2019. Estas dos acciones serán apoyadas por el Estado con un importe de 25 millones de euros. Movilizaran una inversión total de 54 millones de euros. El CNES iniciará a partir de 2014 contratos de investigación y de desarrollo con las tres empresas principales: Thales Alenia Space, Airbus y Snecma. Se asociará a este trabajo una amplia red de empresas de diferentes tamaños, representando unos 1.500 puestos de trabajo directos, principalmente en las regiones de Midi -Pyrénées e Ile -de -France.

- Terminales de recarga eléctrica

Francia es el primer mercado europeo para vehículos eléctricos e híbridos de nueva generación, con los que nuestros constructores han adquirido un liderazgo tecnológico reconocido. A nivel mundial, el mercado potencial es considerable, y en Europa, las ventas se han multiplicado por 20 entre 2010 y 2012. El vehículo eléctrico representa una Innovación tecnológica y ecológica muy importante, y ahí reside su atractivo.

Pero la novedad de este tipo de vehículo también eleva las expectativas de los clientes potenciales que quieren "repostar" con facilidad, en casa, en el lugar de trabajo, en todas partes y en todo momento. El tema de la carga es por lo tanto crucial.

En este contexto, los objetivos del plan son:

- amplificar y organizar la red de terminales de recarga eléctrica y colocar a Francia como líder de la movilidad eléctrica.

- Reforzar los esfuerzos del Estado compartidos con los actores industriales que producen en el territorio francés, en colaboración con todas las partes interesadas, incluidas las autoridades locales, a favor de los vehículos eléctricos. El Estado apoyará también con el programa “Inversión de futuro” a las autoridades locales para proyectos de infraestructura de carga. Francia ya cuenta con el primer parque de terminales de carga abiertos (o programados) en Europa. Eran 8.000 al final de 2013 y se duplicará en 2014.

Este plan deberá contar con todos los actores interesados y unirles hacia un objetivo común: conseguir que Francia sea la "campeona de la movilidad eléctrica" y colocar a los fabricantes franceses a la cabeza de Europa, en un mercado que podría superar los 75.000 vehículos en Europa en 2015. También permitirá a los fabricantes de componentes eléctricos desarrollar nuevas actividades generadoras de empleo, y definir nuevas normas para la electromovilidad.

- Autonomía y potencia de las baterías

Florence Lambert, director de proyecto de este plan, junto con todos los socios, ha organizado el sector para afrontar el problema del almacenamiento de energía, clave para el éxito de la transición energética.

La batería ofrece un rendimiento muy bueno en periodos de corta a media duración, mientras que el hidrógeno asociado con una pila de combustible puede satisfacer las necesidades de almacenamiento flexible y de largo plazo con una carga rápida. Juntas, estas tecnologías representan potencialmente una facturación de 30 millones de euros anuales en 2030.

El plan permite movilizar a los agentes del sector de todos los tamaños en búsqueda de objetivos comunes para el beneficio económico de ambos sectores. Este plan permitirá que el sector:

- Se estructure subiendo la cadena de valor (intermediarios químicos producidos en Francia) y que se suministren soluciones industriales seguras. Para que el sector del hidrógeno se consolide y se convierta en creador de puestos de trabajo y de innovación, una auténtica “selección nacional” del hidrógeno ha sido reunida por el Estado.

- dar un paso más hacia la aparición de un actor integrado del sector, manteniendo una máxima fiabilidad y seguridad.

- combinar el almacenamiento en baterías y el vector hidrógeno, para mejorar la autonomía de los sistemas de almacenamiento. La implementación de una cadena de tracción híbrida podría ser el elemento de excelencia y de diferenciación de Francia.

Última modificación: 04/04/2014

subir