Innovación: Francia ya tiene una nueva generación de barcos

En un mercado internacional muy competitivo, el sector francés de la construcción naval ocupa una merecida sexta posición. Los servicios ecológicos moldearán a las sociedades del futuro y a esta industria y son una de las prioridades de la política industrial francesa tal y como anunció el presidente de la República el 12 de septiembre.

En el marco del Programa Inversiones de Futuro, la ADEME ha apoyado seis proyectos. El objetivo es permitir a las filiales marítimas, fluviales y deportivas conseguir importantes retos, en especial los medio ambientales y ser por lo tanto más competitivas. Actualmente está abierta una nueva convocatoria a un proyecto para continuar con la acción sobre los “barcos del futuro” a lo que se destinaron 100 millones de euros.

Los cuatro primeros proyectos que recibirán una financiación de 35 millones de euros son los siguientes:

- ARPEGE - Reducir el impacto medio ambiental de los barcos de pesca

El proyecto ARPEGE propone un nuevo concepto de embarcación, de alrededor de 24 metros de largo, más seguro, más eficiente energéticamente, más rentable y que pretende convertirse en el nuevo estándar para las dos próximas décadas. El ahorro en el consumo (-15% como mínimo respecto a los últimos barcos construidos) será posible gracias a un motor diésel-eléctrico y a una carena cuya forma garantiza un mejor rendimiento. La seguridad también mejorará gracias a un sistema de detección de obstáculos submarinos que reduce el riesgo de accidentes y de que las redes de pesca queden enganchadas. La mejora de las condiciones de conservación en el barco y la concepción de diques habilitados tendrán como resultado una pesca de mejor calidad. La entrada en el mercado de los barcos de pesca de nueva generación, a partir del prototipo de ARPEGE, está prevista en cuanto termine la fase de validación del proyecto a finales de 2014.

- AUTOPROTECTION desarrolla una innovadora respuesta frente al riesgo de piratería marítima.

Los buques mercantes se enfrentan con regularidad, y cada vez en más sitios, a la piratería o agresión de terroristas. El objetivo del proyecto AUTOPROTECTION es concebir, realizar y experimentar un nuevo concepto de protección que no sea letal pero si más seguro. Este sistema de protección contra la piratería marítima tiene en cuenta las limitaciones de explotación de los buques comerciales, en especial la simplicidad de uso. El proyecto está compuesto por varias innovaciones: sistema modular destinado a la autoprotección con la automatización de un conjunto de sensores y de sistemas activos, reglas de detección de comportamientos agresivos y ayuda al capitán en la toma de decisiones frente al riesgo de agresión, protección gracias al blindaje y camuflaje de las zonas sensibles y de acceso, sistemas activos y sensores innovadores: bengalas tanto en el interior como en el exterior, propulsor de agua sobre el objetivo, sensor de infrarrojos giroestabilizado, radares… Hoy en día, los barcos necesitan navegar a gran velocidad o dar rodeos para evitar zonas peligrosas, por lo que contar con un equipo de este tipo supondría un ahorro de hasta el 12% de combustible para un gran buque portacontenedores.

- NAVALIS y WINDKEEPER se perfilan como soluciones modernas de mantenimiento de parques eólicos marinos.

El proyecto NAVALIS busca, por un lado, mejorar la seguridad de las operaciones de transferencia de personal entre los barcos y las plataformas de acceso a las plantas eólicas, en especial mediante una pasarela que compense el efecto de unas olas que llegan a alcanzar los dos metros y medio. Por otro lado su objetivo es reducir el consumo energético y las emisiones de contaminantes por parte de los barcos que transportan a la tripulación: disminución del 10 al 15% del consumo de combustible del barco, disminución de entre el 20 y el 30% de las emisiones de CO2 y del 80% de las emisiones de NOx, e incluso eliminación de las emisiones de SOx y de partículas finas gracias a la utilización del motor GNL (gas natural licuado). El objetivo es asimismo reducir la contaminación acústica en 10 dB en el interior del barco y en 6-7 dB en el exterior gracias a unas tecnológicas de aislamiento y de control de las vibraciones. Por último, la energía térmica de los motores que se recupere será restituida al día siguiente cuando el barco se ponga en marcha.
El proyecto WINDKEEPER está centrado en el segmento de los barcos dedicados a tiempo completo al mantenimiento de las granjas eólicas marinas. Su objetivo es sacar al mercado, en cuando termine la fase de experimentación, un nuevo concepto de barco especializado, eficiente y biológico que permita duplicar la capacidad de intervención anual en los parques eólicos con respecto a las soluciones ya existentes y aumentar así sensiblemente la producción eléctrica mediante una disponibilidad creciente de granjas eólicas en funcionamiento. Con este proyecto, la transferencia de personal a una planta eólica será segura incluso en condiciones de mar gruesa gracias a, especialmente, la carena SWATH (Small Waterplane Area Twin Hull) y a los sistemas de posicionamiento dinámico y de estabilización del barco. Se optimizará el consumo de energía al reducir los desplazamientos del barco entre un parque eólico y otro y al utilizar una propulsión híbrida diésel-eléctrica y supercondensadores. Frente a las empleadas en la actualidad, estas soluciones tecnológicas permitirán reducir las emisiones de gas de efecto invernadero un 25%.

Se apoyarán asimismo otros dos proyectos acerca del VELERO del FUTURO (barco de vela biológico) y el buque del futuro (proyecto GENESIS).

Referencias: http://ademe.typepad.fr/files/cp_ami_navires2-2.pdf

Última modificación: 29/11/2013

subir