Exposición Universal 2015 Milan – Pabellón francés – “Producir y alimentar de otra forma “

La Exposición Universal 2015 abrió sus puertas en Milán el pasado 1 de mayo. Este importante evento, que tiene lugar cada cinco años –la última edición tuvo lugar en Shanghái, China, y la próxima será en Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos– y que, según la Oficina Internacional de Exposiciones, “es una manifestación que, sea cual sea su denominación, tiene como objetivo principal la enseñanza al público, haciendo acopio de los medios de que disponen los seres humanos para satisfacer las necesidades de una civilización y haciendo destacar en una o varias de las ramas de la actividad humana los progresos realizados o las perspectivas del futuro”, acogerá a 147 países hasta el próximo 31 de octubre en torno al tema “Alimentar al planeta, Energía para la vida”. Francia, con una pabellón de 1200 m2, mostrará que para conseguir alimentar al planeta de aquí el año 2050 va a hacer falta “producir y alimentar de otra forma”. El consejero científico de este Pabellón de Francia, Alain Blogowski, nos la mostró unos días antes de la apertura oficial.

Diseñado y construido por un consorcio franco-italiano, ganador de la licitación, el Pabellón de Francia ha sido realizado completamente en madera de Jura. Desmontable, se propondrá su venta y reconstrucción al final de su estancia en Milán el próximo otoño. Los cerca de 15.000 visitantes que acogerá cada día accederán por un jardín agrícola. “La idea es que cada uno de los que entren primero se sumerjan en los paisajes, las culturas, es decir, en la diversidad, el verdadero hilo conductor de este pabellón”, explica Alain Blogowski. Diversidad que muestra que la respuesta francesa ante el gran desafío de alimentar a cerca de 9.700 millones de seres humanos previstos para el año 2050 no es única sino múltiple. El mensaje de Francia para esta Exposición Universal de Milán 2015 es producir y alimentar de otra forma para conseguir afrontar el desafío del siglo XXI, sin embargo, no se trata de actuar únicamente en el nivel de la producción sino en el conjunto de la cadena alimenticia, de la producción al consumo pasando especialmente por la logística. Es decir, es un desafío muy grande y, por ello, es necesario apoyarse en la ciencia, la tecnología y la innovación para obtener una respuesta eficiente.

“Estas respuestas de Francia se articulan en torno a 4 ejes”, señala el consejero científico del pabellón francés. El primero es afirmar que Francia es un gran país agrícola y agroalimentario que se beneficia de un importante potencial científico. “También tenemos cosas que decir sobre el concierto de las naciones”, precisa. El segundo eje recuerda que la misión de Francia no es alimentar al planeta o proporcionar el alimento necesario a los países en los que la seguridad alimentaria no está garantizada, sino ayudarles y acompañarles para proporcionales apoyo, a través de sus institutos de investigación, de enseñanza y de desarrollo. El tercero hace referencia a la agricultura sostenible tanto más importante puesto que se inscribe dentro de una problemática de cambio climático. Por último, el cuarto eje se interesa en la seguridad sanitaria y el equilibrio nutricional pero también en el patrimonio de la gastronomía francesa y sus conocimientos. “A partir de estos 4 ejes, una treintena de grupos de trabajo han desarrollado el conjunto de los temas cuya puesta en escena se ha confiado a un equipo de escenógrafos del Studio Adeline Rispal”, indica Alain Blogowski. En el seno de estos grupos han colaborado numerosos científicos del Inra y de los diferentes organismos asociados de AllEnvi (http://www.allenvi.fr), la Alianza nacional de investigación para el medio ambiente.

Asimismo, siete ministerios se han implicado en la coordinación y la financiación del Pabellón de Francia. Por último, se propondrán dos conferencias públicas cada miércoles. Entre los 46 temas seleccionados, se encuentran asuntos clásicos como la agroecología, los pesticidas o, incluso, el cambio climático, y otros más empresariales como el lugar de la carne en los regímenes alimentarios, el aceite de palma o la calidad del pescado de piscifactoría en relación con el pescado salvaje. “Conferencias que serán grabadas para ser difundidas a continuación por los medios clásicos”, subraya el consejero científico. También, si tienen la oportunidad de pasar por la región de Milán entre los meses de mayo y de octubre, no duden en visitar la Exposición Universal cuyo tema nos concierne a todos.

Última modificación: 09/06/2015

subir