El Tour de Francia, un negocio sobre ruedas… [fr]

La «Grande Boucle» es un gran negocio para el organizador, los medios de comunicación, las ciudades etapa, los patrocinadores y las marcas presentes en la caravana publicitaria...

JPEGEl Tour de Francia asegura jugosos beneficios económicos a los municipios y a las empresas que participan en el tercer acontecimiento deportivo más seguido del planeta detrás de los juegos olímpicos y el Mundial de fútbol. El éxito popular de esta carrera ciclista única se confirma año tras año. El Tour se televisa en más de 190 países y reúne de media cada año a 3.500 millones de telespectadores. Casi 12 millones de espectadores se desplazan para ver pasar al pelotón aunque solo sea unos segundos desde un arcén. En 2007, la salida desde Londres batió todos los récords de asistencia con casi 3 millones de personas en la calle. Se entiende fácilmente por qué las ciudades y las empresas se agolpan para participar en esta competición única.

El Tour de Francia es una fuente de ingresos, en primer lugar, para ASO (Amaury Sport Organisation) desde 1947. La ronda francesa reporta a la empresa familiar francesa, que también es propietaria de los diarios L’Equipe y Le Parisien, un volumen de ventas de casi 150 millones de euros. France Télévision le paga 24 millones de euros anuales por emitir las imágenes de la carrera. Las ciudades que acogen una etapa también deben pagar a ASO. El precio por acoger una salida ronda los 100.000 euros. Por su parte, el municipio que acoge un final de etapa debe pagar 60.000 euros. Estas cantidades pueden parecer elevadas, pero cada año unos 200 municipios pugnan por participar en el Tour. Y es que el impacto económico para las ciudades que tienen la «suerte» de ser seleccionadas es, efectivamente, muy importante.

Un gran impacto

El alcalde de Porto-Vecchio, en Córcega, y el alcalde de Gap, en los Alpes, calcularon que el paso del pelotón había dejado varios millones de euros en sus municipios. La mancomunidad de Metz fue más allá y encargó a un gabinete especializado en el sector un estudio sobre el impacto económico que tuvo el paso de la caravana del Tour el pasado 6 de julio. Los resultados del estudio no dejan lugar a duda: gracias a aquella etapa, los hosteleros, restauradores y el sector servicios de la ciudad tuvieron unos ingresos adicionales de 670.000 euros. Dos tercios de los turistas que acudieron a presenciar la llegada de la «Grande Boucle» declararon que este acontecimiento les había incitado a prolongar su estancia y el 77 % reconoció que había influido en la elección de su destino. El 30 % de los profesionales del municipio, por su parte, notó un impacto positivo durante aquel día especial. El 38 % de los hosteleros de la ciudad registró un aumento del 25 % de su tasa de ocupación gracias, sobre todo, a la presencia de los 2.300 periodistas que cubren la carrera ciclista.

A los patrocinadores de los equipos tampoco les cuesta mucho recuperar su inversión. La tasa de notoriedad de AG2R-La Mondiale, que era del 30 % entre los encuestados cuando hizo su entrada en el ciclismo en 1997, ha pasado al 75 %. La aseguradora calcula que su patrocinio, que le cuesta unos 8,3 millones de euros cada temporada, le reporta el equivalente a casi 60 millones de euros de adquisición de espacios publicitarios en distintos soportes (TV, radio, prensa escrita, internet). Las empresas con medios más limitados también pueden sacar provecho del maná del Tour participando en la caravana publicitaria.

Para figurar entre las 37 marcas que patrocinan los 180 vehículos promocionales que, unas horas antes del paso del pelotón, entretienen a grandes y pequeños en las carreteras, existen dos opciones. Los socios oficiales del Tour como LCL, PMU, Skoda o Vittel pueden participar de forma gratuita en la caravana, como se estipula en sus contratos de patrocinio. Y las demás empresas deben pagar 37.000 euros a ASO para incluir cuatro vehículos en este desfile publicitario tan distinto a todos los demás. Los anunciantes también deben prever cantidades astronómicas de regalos para distribuir entre el público. Así, Bic reparte, por ejemplo, 400.000 objetos entre el público, y el fabricante de galletas St-Michel reparte más de 3 millones de magdalenas durante el Tour de Francia.

Algunos datos de interés:
- 3.500 millones de telespectadores en 190 países
- Un volumen de ventas de 150 millones de euros

JPEG

Última modificación: 02/07/2014

subir