Creación del IFMAS

Louis Gallois, el Comisario General para las Inversiones (CGI) y Pascale Briand, directora general de la Agencia Nacional de Investigación (ANR), firmaron el pasado 18 de diciembre el acuerdo de creación del IFMAS (Instituto francés de materiales de origen agrícola) en presencia de representantes de los principales socios del proyecto. El IFMAS es uno de los doce "Institutos de Transición Energética" (ITE) seleccionados en el marco de la iniciativa “Investissements d’avenir” y financiados por el Estado a través de la ANR.

En su discurso, Louis Gallois destacó que este tipo de institución es el mejor dispositivo para una cooperación estructurada entre la industria y la investigación pública. Paul Colonna, especialista mundial en “química verde” del Instituto Nacional de Investigación Agronómica, también ha insistido en la revolución que supone este nuevo instituto en las prácticas de cooperación: "en este sistema las empresas y los investigadores trabajan codo con codo en los mismos proyectos, incluso en los mismos laboratorios. El IFMAS reúne a socios de la industria química, la biotecnología y la física de materiales, algo que también es original" afirma el investigador, director científico adjunto de Alimentación del INRA, responsable de química verde y biotecnología.

El IFMAS, basado en el campus de Villeneuve d’Ascq, cerca de Lille, se centrará sobre todo en la transformación del almidón vegetal en productos de uso común como materiales de embalaje, pinturas y recubrimientos. Esto equivale a reemplazar gradualmente los materiales derivados de la petroquímica, cuya producción alcanzó en 2009 más de 300 millones de toneladas en todo el mundo. El uso de la biomasa renovable como una alternativa al petróleo para generar moléculas de interés cumple con los objetivos de sostenibilidad medioambiental, al igual que con la necesidad de remplazar los compuestos de toxicidad reconocida, en el marco de la reglamentación europea REACH, tales como los ftalatos y el bisfenol A. Estos compuestos, que en su mayoría ya están o pronto estarán prohibidos, pueden ser sustituidos por ciertos derivados de almidón, por ejemplo a través de la química de sorbitol, ámbito en el que la empresa Roquette es un líder histórico.

«La biorrefinería del almidón implica una hibridación entre las vías químicas y biotecnológicas. Algunos pasos se pueden lograr utilizando propiedades enzimáticas conocidas de los microorganismos y otros utilizando la química convencional», afirma Paul Colonna. El IFMAS está interesado en toda la cadena, desde el campo hasta los productos finales: selección de variedades vegetales (trigo, patata, etc.), métodos de síntesis, polimerización y formulación de plásticos y recubrimientos, estudio del ciclo la vida y reciclaje de estos nuevos materiales de base biológica.

Según dice Paul Colonna, «esta estrategia está en total consonancia con la lógica de la bioeconomía, puesto que se trata de desarrollar de una manera equilibrada el potencial de la biomasa vegetal con un enfoque sistémico, atento a todos los aspectos de la sostenibilidad».

Última modificación: 10/02/2014

subir