"Conducir Europa hacia el crecimiento y el empleo" : tribuna del embajador de Francia en España [fr]

Conducir Europa hacia el crecimiento y el empleo

(Jérôme Bonnafont, embajador de Francia en España, La Razón 27/06/2014)

El Presidente de la República Francesa desea que el Consejo Europeo que se inició ayer no solo permita la nominación del presidente de la Comisión Europea, sino que también sea la ocasión de afirmar prioridades políticas y económicas para Europa. Hay que transmitir una señal clara a los ciudadanos después de las elecciones europeas.

Las instituciones europeas deben demostrar que han entendido el mensaje de las urnas, que la Unión puede cambiar, actuar rápidamente y obtener resultados. Francia propone concentrar la acción de la Unión en unas grandes prioridades políticas. La UE debe estar presente en los ámbitos donde se la espera, simplificarse y volver al espíritu de subsidiaridad.

En primer lugar, defendemos una nueva iniciativa para el crecimiento. Necesitamos una estrategia de inversiones a nivel europeo para los próximos cinco años en sectores prioritarios como las infraestructuras, la investigación e innovación o la capacitación de los jóvenes. Deberíamos movilizar hasta el 2% del PIB anual, es decir 240.000 millones de euros, en estos sectores. No habrá crecimiento sin inversiones. Debemos respetar las reglas presupuestarias utilizando las posibilidades de flexibilidad que existen precisamente para acompañar las reformas y la recuperación. El Banco Central Europeo ya ha adoptado medidas importantes para mejorar la financiación de la economía. Necesitamos más coordinación de nuestras políticas económicas para acabar con la competencia fiscal y social estéril. Los Estados deben trabajar en la misma dirección a través de una política industrial más ambiciosa para defender sin complejos nuestros intereses, por ejemplo en el marco de las negociaciones sobre el acuerdo comercial con Estados Unidos.

Este crecimiento es absolutamente necesario para cumplir con nuestra segunda prioridad, una lucha férrea contra el paro, que golpea especialmente a las nuevas generaciones. Tenemos que acelerar la implementación de la iniciativa para el empleo de los jóvenes, desarrollar fuertemente el derecho a la formación y acompañar la movilidad estudiantil y profesional con nuevas garantías sociales.

La tercera prioridad es la de la energía. Francia hospedará el año entrante en París la gran conferencia sobre el cambio climático. Estamos convencidos de que la transición energética no es una nueva restricción a nuestro bienestar y a nuestras empresas sino una oportunidad fantástica de creación de valor y de mayor autonomía. Europa ya tiene un liderazgo en el ámbito de la lucha contra el cambio climático y éste debe convertirse en un liderazgo industrial y tecnológico, con la emergencia de grandes actores europeos.

A nivel de seguridad, nuestra cuarta prioridad, es obvio que no podremos hacer frente al reto de la presión migratoria en el Mediterráneo sin una mayor solidaridad entre los socios europeos, la cual también se debe desarrollar para prevenir el riesgo terrorista que nos amenaza a todos. Schengen ha constituido un progreso para las libertades en Europa pero no puede funcionar de manera eficaz sin seguridad. Francia y España están en la vanguardia en esta materia. Su cooperación es un modelo para Europa.

Tanto la Comisión como el conjunto de las instituciones europeas deberían comprometerse con estas prioridades, base de una agenda sencilla y legible para hacer frente a los retos de mañana. Solamente así el proyecto europeo podrá recuperar la confianza y la adhesión de los ciudadanos. Sabemos que podemos contar con España para avanzar en este camino.

PNG

Última modificación: 06/08/2014

subir