ANCRE - transición energética

ANCRE presentó el pasado 23 de enero de 2014 un informe sobre tres posibles formas de evolución del sistema energético francés de aquí a 2050, cuyo objetivo es lograr el "factor 4 " (conseguir que las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía sean por lo menos cuatro veces menores que las de 1990). Los distintos escenarios se basan en un enfoque proactivo en materia de innovación científica y tecnológica.

El informe presenta el trabajo de 18 meses de unos 400 expertos científicos de la Alianza Nacional de Coordinación de Investigación Energética (ANCRE, por sus siglas en francés) y describe trayectorias contrastadas de la demanda y de la cesta energética y evalúa sus impactos socio-económicos y ambientales. El objetivo es proporcionar elementos de apoyo para la toma de decisiones en el marco de la preparación del proyecto de ley sobre la transición energética que está programada para que el Parlamento la examine en 2014.

Los tres escenarios se caracterizan como sigue:

- El escenario de "una mayor sobriedad " (SOB) se basa en cambios sustanciales en el comportamiento individual para reducir la demanda de energía, mejorar la eficiencia energética y el desarrollo de las energías renovables. En particular, se requiere un esfuerzo considerable para renovar el hábitat (650 000 viviendas por año en vez de las 125 000 actuales).

- El escenario de "descarbonización a través de la electricidad" (ELE) se basa en la combinación de un gran esfuerzo de eficiencia energética y un aumento de los distintos usos de la cuota de electricidad libre de carbono. Esta opción supone, por ejemplo, que en 2050 el 45% de la movilidad se produzca a través de fuentes eléctricas.

- El escenario " vectores diversificados " (DIV) apuesta por la eficiencia energética y se centra en la diversificación de las fuentes y vectores de energía, con una fuerte contribución de la biomasa, la recuperación del calor residual (incluidos los reactores nucleares) y un papel importante de los sistemas de energía inteligentes.

En estos tres escenarios, más allá de que se alcance el "Factor 4", se supone que la parte de la energía nuclear en la generación eléctrica será de alrededor del 50 % en 2025 de acuerdo a la propuesta del Gobierno. También se ha investigado una variante del ELE: permite un mejor resultado en la reducción de las emisiones de CO2 a costa de una restricción menor de la energía nuclear. En esta variante, la parte de energía nuclear en la producción de electricidad disminuye tendencialmente hasta el 60 % en 2050.

Todos estos escenarios suponen un esfuerzo sostenido en el ámbito de la eficiencia energética, permiten una reducción muy significativa del consumo de combustibles fósiles y el desarrollo de una oferta importante de energías renovables, en particular en el sector eléctrico.

En comparación con otras trayectorias presentadas en el debate nacional sobre la transición energética, la disminución del consumo final de energía en el año 2050 alcanza un nivel "intermedio", que va del 27 % al 41 % dependiendo del escenario. Sin embargo, el "factor 4 " sólo se puede lograr si se cumplen otras condiciones: un ritmo de innovación y de difusión de las tecnologías elevado, que exige una inversión nacional significativa en I + D durante el período, el desarrollo de nuevas infraestructuras e instalaciones y, finalmente, una estrategia industrial para contrarrestar el riesgo de depender de tecnologías importadas, el uso de las tecnologías de ruptura: captura, reciclaje y almacenamiento de CO2 (hasta 40 Mt de CO2 en 2050) y redes inteligentes (SOB), almacenamiento eléctrico de alta capacidad ( 38 GWe -47 TWh - ELE), cogeneración, en especial nuclear (hasta 80 TWh para el sector residencial terciario y hasta 40 TWh para la industria en 2050 - DIV ) . El informe de ANCRA subraya, por ejemplo, que en el escenario ELE, las tecnologías disponibles a día de hoy no permitirán alcanzar el nivel de almacenamiento necesario.

Evaluación de los escenarios

Para proporcionar a los responsables la información que necesitan, se ha realizado en ANCRE un primer trabajo de análisis en base a distintos criterios sobre los impactos económicos, sociales y ambientales de los escenarios. Dada la complejidad de los problemas, las incertidumbres varias y la falta de modelo adecuado, la labor debe proseguir y proseguirá.

Para reducir los gastos ordinarios de consumo de combustibles fósiles, el informe destaca que se requiere un alto nivel de inversión. Los importes estimados son un billón de euros hacia 2050. Es una constante para todos los escenarios, sin diferencia significativa entre ellos.
En el ámbito medioambiental, todos los escenarios van más allá del “factor 4” para el CO2 de origen energético y permiten alcanzar una reducción del 65 % al 70 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (en todos los sectores) en el año 2050.

Otros impactos positivos se centran en la reducción de la dependencia energética del exterior, que pasará del 50 % actual al 27 % (ELE), el 28 % (DIV) y el 36 % (SOB), la mejora de la balanza comercial y, potencialmente, del empleo. Pero para obtener efectos positivos sobre el empleo, tendrán que aparecer nuevos sectores o ramas tecnológicas, apoyados por inversiones públicas, y desarrollados por empresas francesas y europeas.

Los precios unitarios de la energía aumentan en todos los escenarios, según dinámicas distintas. Una duplicación del precio de la electricidad es posible en 2050. Sin embargo, el impacto sobre los presupuestos familiares y los costos de las empresas es limitado, teniendo en cuenta un consumo de energía muy reducido. Por último, el informe de ANCRE formula unas primeras propuestas en cuanto a la programación de la investigación para el proyecto de ley sobre la transición energética. Éstas se refieren, en particular, a la intensidad del esfuerzo en I + D que habrá que realizar y a las modalidades de orientación y gestión, en línea con la estrategia nacional para la investigación de la energía de control.

La comunidad científica, a través de ANCRE, se ha comprometido a realizar un trabajo de largo recorrido que se perfeccionará en los próximos meses. Permite dar a las autoridades públicas elementos para comprender el impacto de las distintas opciones políticas para el futuro energético de Francia, al igual que enriquecer el pensamiento y el conocimiento científico en las innovaciones necesarias. Este trabajo está a disposición de la comunidad científica y representa una base abierta y coherente para la discusión.

Con este fin, ANCRE organizará un seminario científico en primavera. Este informe se le presentó a la Asamblea General Anual de ANCRE el jueves 23 de enero de 2014, asamblea presidida por Jacques Bittoun, presidente de la Universidad Paris -Sud.

- Noticia de la Asamblea General sobre el sitio de ANCRE:
http :/ / www.allianceenergie.fr/page000100dc.asp?card=981
- Acceder a los escenarios en línea en el sitio de ANCRE:
http :/ / www.allianceenergie.fr/page000100dc.asp?card=985

Última modificación: 10/02/2014

subir